jueves, 13 de julio de 2006

La comunidad Internacional no condena las agresiones y las masacres israelíes en Gaza y Líbano

Sin tardar, los medios de comunicación occidentales informaron ampliamente sobre los lamentables actos terroristas de Bombay en India, actos que todos nosotros condenamos porque son actos de terrorismo barbárico, es inaceptable matar a personas inocentes de cualquier forma y en cualquier lugar del mundo. Sin mencionar lo que Israel pretende y dice que siempre actúa en la legalidad, los hechos recientes y las matanzas cometidas especialmente en Gaza, acompañadas de amenazas de terror, desmienten todo el discurso israelí dedicado al mundo occidental. Israel no actúa como pretende ser “un país democrático ejemplar en la zona de Próximo Oriente; y si cuenta con el apoyo y la simpatía de las grandes potencias occidentales en sus maniobras, se equivoca y esta vez ha sobrepasado todas las límites, por su arrogancia basada sobre su superioridad militar en la región que favorece sus operaciones en los territorios palestinos y en Líbano, en suma una serie de agresiones y ataques llevados a cabo, siempre bajo falsos pretextos infundados que indican, una vez más, que los israelíes actúan fuera de la legalidad y los derechos internacionales, si Washington y el mundo occidental en general ya no dice nada, no quiere decir que el país hebreo no viola los derechos internacionales siendo una fuerza de ocupación, en Palestina como en Libano.

Los países árabes, o mejor dicho los Gobiernos árabes por miedo a las represalias de Washington ya no pueden hablar, critican en silencio las acciones militares israelíes pero no pueden intervenir de ninguna forma para parar el genocidio que viven diariamente los habitantes de Gaza. Egipto el principal país árabe sólo interviene como mediador, y no como parte árabe en la crisis humana que viven los palestinos. Desde Arabia Saudí hasta Túnez, Argelia y Marruecos oficialmente los gobiernos siguen guardando silencio y todavía no hemos oído ningún comentario o queja, no hubo ninguna reacción de la parte de los gobiernos en el mundo árabe. Sin embargo, como es lógico, las noticias que nos provienen de la zona del conflicto, vía los medios de información han generado entre nosotros -ciudadanos y sociedad civil- sentimientos de tristeza, rabia y dolor. Parece que la arrogancia israelí, durante estos días, ya no tiene límites. (A.D) Info & Opinión