jueves, 1 de enero de 2009

Gaza: Atrocidad israelí y silencio mundial

No tenemos palabras. ¿Qué podemos hacer ante el dolor? "Es intolerable y no puede ser, Israel no puede continuar así bombareando la población de Gaza y causando otro genocidio" "¡Muerte a Israel, Muerte a América!" así gritaron en furia las agrupaciones de manifestantes que salieron a la calle en las ciudades en el mundo árabe y más allá, pidiendo el cese de la masacre continua en Gaza y los horrores que se cometen allí. La tragedia humana y la sangre de niños y mujeres en Gaza y en toda Palestina no tienen que convirterse en un espectáculo habitual. Es injusto no hacer nada para que cese la barbarie israelí. El silencio de la comunidad internacional occidental ante el exrtremismo radical de los israelíes es imperdonable.

Israel está cometiendo una espeluznante serie de atrocidades en los territorios ocupados de Gaza, utilizando armamentos modernos, fuerzas aéreas, terrestres y navales contra una población indefensa, atacando a una población hambrienta castigada ya hasta límites máximos. Una población bajo el cerco de hambre-como se sabe ya- ha estado sufriendo un severo bloqueo durante muchos meses, e ignorando la posibilidad de restablecer un cese el fuego que los líderes de Hamas habían propuesto.

Ante estos crímenes atroces contra la humanidad, condenados a escala global por millones de manifestantes que salieron a tomar las calles en manifestaciones populares expresando su furia contra Israel y sus atroces masacres en Gaza. La tragedia que se vive en los territorios se sigue con extrema estupefacción en todo el mundo tristemente ante el hecho de que la comunidad internacional (Estados Unidos, Gran Bretaña y Occidente) no hace nada y hasta hoy el sexto día de bombardeos intensos y la masacre de más de 400 muertos y 2000 heridos no haya tomado medidas más decisivas como respuesta ante lo que está ocurriendo.

La palabra "atrocidades" se ha utilizado por todos los medios de comunicación que hasta ahora se han encargado de la cobertura de esta guerra injusta, denunciando la desproporción de uso de armas destructivas contra una población indefensa. El Derecho Internacional Considera que se están cometiendo violaciones de las leyes internacionales en materia humanitaria en los territorios ocupados, como no se descarta procesar y llevar ante la justicia los tres máximos responsables líderes israelíes, Ehud olmert, Tsipi Livni y Ehud Barak implicados directamente en este genocidio.

Como ejemplo de violación de estos derechos, desde el principio el propio bloqueo incumple las dos obligaciones más fundamentales de una fuerza de ocupación: en primer lugar, evitar castigar colectivamente a la población civil y, en segundo, garantizar que la población ocupada tenga suficientes alimentos y suministros médicos.

Estos bombardeos no se pueden ni siquiera describir como desproporcionados: es un acto de agresión incondicional contra una población indefensa hacia la cual Israel tiene especiales responsabilidades internacionales bajo la Convención de Ginebra y en relación con la Carta de Naciones Unidas.

De otra parte, muchos critican los ataques de Hamas con cohetes y consideran que son inmorales e ilegales olvidando los legítimos derechos de movimientos de resistencia a ejercer su derecho frente a la injusticia de los ocupantes, cómo pueden quedar con los brazoz cruzados, es lógico que tienen que hacer algo contra los que les niegan todo, acciones mínimas de protesta, por lo tanto, desde ningún punto de vista legal o moral, esos ataques pueden justificar represalias de esta magnitud. La humillación y el desprecio practicados por las fuerzas de ocupación contra el pueblo palestino nunca cesaron desde el inicio de la ocupación hace más de 60 años. Israel sólo busca paz para el pueblo judeo.

Por A. Axdiri