martes, 6 de enero de 2009

El desastre de Gaza

Gaza en llamas y sangre
(Décimo día) 550Muertos y 2700 Heridos

"crear una nueva realidad" en Gaza, dice Ehud Barak asegurando que "está haciendo todo lo que cualquier país que quiera sobrevivir debe a sus ciudadanos: protección". Barak ignoró así rotundamente y sigue ignorando los llamamientos a un alto el fuego expresados por la opinión pública mundial en los cinco continentes del globo. Sólo Bush parece que le está apoyando en esta guerra loca, no para largo tiempo, solo le quedan días contados en el poder. Las manifestaciones que salieron a protestar contra Israel globalmente pidieron el alto el fuego inmediato para evitar el desastre de Gaza.

Nada justifica el bombardeo de una población civil de un millón y medio de habitantes que viven en 356 kilómetros cuadrados" Para los países europeos es una VRGÜENZA. Más que El consejo de Seguridad de la ONU en manos de EE UU e Israel no ve por qué tiene que precipitar, lo que explica que está dando tiempo al Ejercito israelí para acabar su misión genocida y cometer más masacres, nadie tiene en cuenta la población civil palestina. El Estado judío puede pagar el alto precio por haber violado todas las leyes de Derecho Internacional. Sus líderes creen que siempre tendrán la proteccion De su aliado los EEUU.

Un castigo colectivo en forma de exterminación masiva no ha cesado desde hace ya 10 días. Diez días de intensos bombardeos. No se sabe por qué Israel actúa así. Ni qué derechos tiene.

No estamos seguros, pero la complicidad de los Gobiernos occidentales parece más obvia cada día que pasa. Más grave, aunque de nada estamos seguros una vez más estamos observando que dieron luz verde a la máquina militar israelí a horrorizar Gaza, porque en caso opuesto no podría actuar así. Si la propaganda israelí llega a pasar inapercibida gracias a la habilidad demagógica y diplomática hebrea, llega a engañar a los Gobiernos europeos o ha llegado ya a converles de sus objetivos que como sabemos son "el terrorismo islamista y la supuesta amenaza iraní", no sé, pero en ese caso estaremos frente a otra situación tristemente muy parecida a lo que rodeó la masacre “Deja vu” del Holocausto judío en tiempos de la dominación nazi en la Europa de Hitler. No tenemos otras palabras, sólo comparación porque nada hicieron los europeos de entonces evitarlo.

Con la diferencia entre hoy y aquél tiempo oscuro de la historia. Quizá los nazis ocultaron los horrores de la exterminación judía, hoy, no, los sionistas no ocultan nada, o no pueden en estos tiempos de la tecnología avanzada, hoy nada se puede ocultar, los canales internacionales de TV, You Tube, FaceBook, nos informan directamente y nos ponen frente a la realidad enseñándonos las atroces operaciones militares y nos presentan filmes y testimonio gráfico desde el infierno, cadáveres manchados de sangre, cientos de niños y mujeres recogidos desde los terrenos de combates, edificios y casas habitadas en llamas, hospitales abarrotados y manchados sus suelos y manchadas las sabanas y las camas de sangre, a donde llegan sin cesar más muertos y heridos, imágenes escalofriantes de niños recientemente quitadas sus vidas. Algo nunca visto antes en directo en TV (Ver Al jazeera) Palestina a la cual Bush había prometido ver la creación de un Estado que vive en paz al lado de Israel, en fin de su mandato se ha convertido en tierra de horror, no sé, si es este desastre lo que prometía o solo se trata de otra venganza hebrea, la más atroz.

Mientras Shimón Perez y Livni, sin vergüenza, siguen mintiendo a las audiencias occidentales diciendo que “¡No han matado hasta ahora ni un niño en Gaza!” mientras la realidad es otra: Palestina está en llamas, sangre y, ya se puede hablar allí de un desastre histórico. Todavía no hay un número fijo de las víctimas desde el comienzo de la barbarie sionista t la dureza de los ataques aéreos sobre Gaza. La población palestina ahí como rehén de ciertas situaciones internacionales bastante complicadas y, en manos de Israel en medio de un silencio cobarde de la parte de los principales Gobiernos de potencias occidentales, vive otro capítulo negro de su historia.