viernes, 24 de noviembre de 2006

Días sangrientos en Irak

Caos y tragedias de la 'guerra civil en Irak'
Más de 200 personas han muerto ayer y otras 257 han sufrido heridas en el peor ataque sangriento en Irak desde el comienzo de la guerra, ataque cometido por presuntos milicianos suníes, que se han servido de tres coches bomba conducidos por suicidas y dos disparos de mortero para llevar a cabo la masacre en el barrio bagdadí de Ciudad Sadr, de mayoría chií, según ha informado la Policía.

El analista del Medio Oriente de la BBC, Roger Hardy, indica que los ataques que diariamente se viven en Irak son cada vez más atrevidos y de naturaleza sectaria. Este miércoles, Naciones Unidas señaló que la muerte violenta de civiles en Irak alcanzó su más alto registro en octubre, cuando unas 3.700 personas perdieran la vida, la mayoría debido a la violencia sectaria.

Líderes chiíes, suníes y kurdos llaman a la calma
Dirigentes chiíes, suníes y kurdos han hecho un llamamiento a la calma a la población después de los atentados. Los principales responsables del Gobierno han mantenido una reunión de emergencia en la residencia del líder chií Abdulaziz al Hakim, a la que han asisitido el presidente iraquí, Jalal Talabani (kurdo), el vicepresidente suní, Tariq al Hashimi, y el embajador estadounidense, Zalmay Khalilzad, según ha indicado un ayudante de Al Hakim.

EE.UU: Administración Bush no sabe que hacer.Si los dirigentes de las diferentes facciones que se enfrentan en Irak han llamado a la calma después de este trágico castigo multitudinario, la matanza más espectacular que ha conocido Irak y que ha conmovido a toda la comunidad internacional. Suníes contra los chiíes en Bagdad. Mientras aumenta la gravidad de la situación iraquí, los altos responsables americanos no parece que han empezado a poner en marcha una nueva estrategia para Irak, y de inmediato no saben verdaderamente qué hacer. Ni pueden ellos tomar decisiones de salir de ahí, ni tampoco pueden quedar ahí, mientras el país árabe sigue sangrando más y más cada día que pasa.Este ciclo de violencia en Irak no puede continuar así. La administración Bush, parece que no tiene ninguna visión política para el futuro de Irak después de haber fracasado ahí militarmente.