martes, 14 de noviembre de 2006

Otro 'veto negativo'

Después de las "lluvias de verano", vienen las "nubes de otoño" y quién sabe si los israelíes contunuarán así agrediendo al pueblo palestino durante todas las estaciones del año. La Violencia ha remplazado el proceso de paz en Oriente Medio. La 'hoja de ruta' ha fracasado ya definitivamente y la región se está preparando a vivir unos momentos difíciles. El conflicto ha vuelto a enfrentar gravemente a los pueblos de la zona. Y se han vuelto a intercambiar advertencias y acusaciones. 'El Cuarteto' encargado de la mediación conducido por los Estados Unidos, después de las Elecciones Palestinas, y tras la llegada de Hamas, no ha podido llevar a cabo una mediación justa entre todas las partes del conflicto. Y desde ahí se complicaron más y más las situaciones entre Israel y los palestinos.

Desde el comienzo del verano pasado, en Palestina la situación ha empeorado mucho y volvió a tener un aspecto triste y dramático. Primero, tras las incursiones sangrientas en la Franja de Gaza y luego sucesivamente continuaron los interminables episodios de violencia y agresiones, antes y después de la ofensiva israelí catastrófica llevada a cabo en el Líbano. Para el ejercito hebreo la violencia es el mejor método para machacar a los pueblos de la zona, método que ha utilizado desde siempre para consagrar eternamente la ocupación ahí. No obstante, de la parte palestina, los combatientes de Hamas y Fatah están dispuestos a pagar el precio de la liberación y el pueblo palestino está determinado a continuar su lucha hasta el final.

Matan y vuelven a matar, es la regla para establecer la paz, para el ejército hebreo, desde décadas; cualquier individuo o grupo que se opone a la ocupación israelí tiene que ser eliminado. Hay que aplastar a todos aquellos que llaman a la liberación de Palestina, sean quienes sean, líderes políticos, ministros, mujeres, niños…No es necesario recordar la larga historia de la opresión legendaria y metódica que ejerce y que ha ejercido siempre Israel, como asesinatos selectivos, encarcelamientos, (más de 10,000 prisioneros árabes están detrás de las rejas).

Las fuerzas de ocupación han dividido en partes y trozos ciudades y aldeas palestinas, siempre bajo la misma excusa: “medidas de seguridad contra el terrorismo palestino”, como suelen decir los hebreos para protegerse de las condenas de la comunidad internacional; a parte de la humillación que ejerce el cuerpo militar judío diariamente contra los ciudadanos civiles, entre otras miserias que viven los palestinos dentro de los territorios bajo una ocupación insoportable.

El conflicto ha vuelto a conocer, otra vez, momentos históricos trágicos, posiblemente los peores desde décadas. Hay que decir francamente que la llegada del gobierno de Holmert al poder ha agravado de manera catastrófica la situación política y humanitaria, según los comentarios hechos a propósito de este asunto en la misma prensa hebrea. El gobierno actual israelí reúne líderes de tendencia extremista. Un grupo de dirigentes ‘duros' que después de haber enterrado el proceso de paz, han declarado la guerra a los palestinos tras la llegada de Hamas encabezando de su parte el gobierno palestino. Tras haber enterrado el proceso de paz, los israelíes sólo saben dar órdenes a sus ejércitos de efectuar ofensiva tras otra. El juego de la violencia ha vuelto a reinar en toda la región. "El uso de la fuerza militar es la única manera de solucionar los problemas", piensan estos nuevos dirigentes.

Desde el verano pasado, no han cesado los ataques violentos que el ejercito israelí practica diariamente, aterrorizando noche y día a las poblaciones de civiles con todo un poderoso armamento, entre lo cual, los hebreos usan frecuentemente (cazas bombardeos F16); intervenciones militares que resultan en masacres y baños de sangre.

¿Qué tienen que ver las poblaciones civiles con el conflicto? Si algunos milicianos utilizan los 'cohetes katyuchas', todos sabemos que no dañan ni a ¡una mosca! Y otra cosa, más grave, mientras Israel comete estos atroces crímenes, el mundo guarda silencio, como si Israel estuviera actuando en plena legalidad, o más absurdo todavía, como dicen extrañamente aquellos que apoyan sus ofensivas y acciones militares (derecho a defenderse). ¿Quiénes son los que tienen el derecho a defenderse y, estando dentro de sus territorios ocupados?Israel cree que tiene todas las garantías, y el derecho internacional le otorga permiso a conducirse como un estado excepcional. ¿¡Pero hasta cuando!?

El Veto número 31 en la serie de los vetos americanos negativos para evitar la aprobación de la resolución de la ONU sobre la masacre de Beit Hanun y así impedir la condena de su aliado estratégico Israel, muestra como es habitual que EEUU prefiere favorecer a Israel en vez de favorecer la paz. En el mundo árabe no se espera que la posición del gobierno americano cambie radicalmente, pero sin duda en esta zona se siente que este último veto ha sido el más injusto y cruel en la historia del conflicto israelo-árabe.

Los gobiernos árabes debilitados por muchas razones que todos entendemos -en efecto pueden rechazar el veto americano y como mínimo pueden expresar su descontento hacia la diplomacia americana- no pueden mover ni tomar decisiones contra los EEUU aunque, éstos actúen injustamente como en este caso de la masacre de Beit Hanun.

Por su parte, el representante palestino ante la ONU, Ryiad Mansour, afirmó estar 'decepcionado una vez más', y dijo que la inacción del Consejo envía un 'mensaje erróneo' tanto a palestinos como a israelíes.A los israelíes, según apuntó, es darle rienda suelta para que continúen violando el derecho internacional, mientras que a los palestinos les da a entender que el Consejo de Seguridad no está con ellos para hacer justicia.Aún así, indicó que la 'justicia prevalecerá' y que no perderán su fe en los principios de la ONU, por lo que continuarán sometiendo sus denuncias al Consejo de Seguridad y a otros organismos de la institución mundial.