lunes, 19 de marzo de 2007

Arrancan en EE UU las protestas por la guerra en Irak

Cientos de manifestantes se congregaron en el Mall de Washington, una enorme explanada al sur de la Casa Blanca, desde donde partió la marcha contra la guerra en Irak que concluirá en el Pentágono.

Se trata del primer eslabón de la cadena de protestas que tendrán lugar en todo el país contra la guerra en Irak en vísperas del cuarto aniversario del inicio del conflicto que ya se ha cobrado miles de muertos.

La manifestación, que según los organizadores atraerá a decenas de miles de participantes, es el principal evento “contra la guerra” entre numerosos actos previstos este fin de semana con motivo del aniversario del inicio del conflicto, que se conmemora el próximo martes. Hay previstas 1.000 manifestaciones en todo (EE.UU).Las de Washington y Nueva York serán las centrales, y se pedirá la dimisión de Bush.

Los congregados se dieron cita en las inmediaciones del monumento a Lincoln, donde abundan las pancartas con mensajes como "EEUU fuera de Irak ahora", así como las banderas de Estados Unidos e Irak.

La música latina sirvió para caldear a los asistentes en una mañana soleada, pero con temperaturas bajas, que alcanzarán mínimos de tres grados bajo cero durante la jornada.
Aunque por el momento no se han registrado disturbios, sí hubo enfrentamientos verbales entre partidarios y opositores del conflicto en Irak. Entre los que intercambiaron consignas contrarias están un grupo de integrantes de la asociación "Campus Antiwar Network", críticos de la guerra, y otro de ex veteranos de la contienda de Vietnam, partidarios de la invasión.

Los primeros corearon mensajes como "Que acabe la guerra ya", a lo que los segundos respondieron con gráficos gestos a modo de insulto.
El evento de hoy coincide con el aniversario de la marcha hacia el Pentágono de marzo de 1967 para protestar contra la guerra de Vietnam, una manifestación que acabó con fuertes enfrentamientos entre la Policía y los elementos más radicales de la multitud y con más de 600 activistas arrestados.

Entre estos eventos, destaca la rueda de prensa convocada ayer por ANSWER, la coalición que está detrás de la marcha que tendrá hoy en Washington.

El encuentro, al que por problemas meteorológicos no pudo asistir Cindy Sheehan, la "madre pacifista" más conocida de EEUU, contó con la presencia de representantes del mundo estudiantil, la comunidad árabe estadounidense, los veteranos de la guerra de Vietnam y familias de fallecidos en la guerra.

Los ponentes coincidieron en la necesidad de detener el enfrentamiento en Irak y adelantaron que la marcha de mañana estará repleta de pancartas solicitando la destitución del presidente de EEUU, George W. Bush.

Además de la convocatoria de ANSWER, el grupo religioso "Christian Peace Witness for Iraq" realizará una ceremonia por la paz en la catedral de Washington, que irá seguida de una procesión con velas hasta la Casa Blanca.

A la lista se suma la vigilia que la asociación Codepink realizará en el hospital Walter Reed, en el que se recuperan cientos de soldados heridos en las guerras de Irak y Afganistán.
El grueso de los actos, de todos modos, llegará durante el fin de semana, con 1.000 manifestaciones previstas en todo el país, según explica Bill Hackwell, portavoz de ANSWER.
La única manifestación con alcance nacional será la de Washington, mientras que las de Los Angeles y San Francisco serán regionales

A diferencia de jornadas anteriores, este aniversario tendrá un carácter más local.
La única manifestación con alcance nacional será la de Washington, mientras que las de Los Angeles y San Francisco serán regionales.

En ese sentido, Leslie Kielson, portavoz de "United for Peace and Justice", organizadora de la marcha que se celebrará en Nueva York el domingo, dice que el evento tendrá un carácter local, en lugar de nacional, como en años pasados.

"Lo que hemos buscado con esta conmemoración es que la gente se manifieste en su ciudad o comunidad y demuestre cómo la guerra afecta al lugar en el que vive", afirma Kielson, quien insistió en que "cada vez son más los que sienten el impacto de la guerra en el día a día".
Una de las consecuencias más tangibles es el recorte en programas sociales, una medida con la que la Casa Blanca ha tratado de contrarrestar las enormes partidas presupuestarias para sufragar los conflictos de Irak y Afganistán.
"Ese es uno de los principales motivos por los que la mayoría de los estadounidenses se opone a la guerra", dijo la organizadora de la protesta en Nueva York, que llevará el eslogan de "ni una muerte más, ni un dólar más".
"Queremos que el evento denuncie las enormes cantidades de dinero que se han destinado al conflicto y recuerde las vidas perdidas tanto de estadounidenses como de iraquíes", destacó la activista.
Fuente: Noticia publicada en 20Minutos.es