lunes, 26 de marzo de 2007

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Rajoy?

El diario El País, como hemos podido observar precisamente en su línea editorial, -sin excepción,vista la variedad de temas tratados, siempre conserva su trayectoria bien trazada en lo que concierne la actualidad puesta en perspectiva- en la cual cabe mencionar que cierta neutralidad viene a ocupar el primer lugar respecto a las posiciones políticas o partidistas de derecha o de izquierda-salvo en casos excepcionales-, en segundo lugar se nota la importancia que el periódico presta al tema de la objetividad a la hora de la redacción de los textos editoriales y en general todo el resto de su material informativo sin hablar de otros factores que contrebuyen al éxito de este medio de información, -cómo bien informar a sus lectores, lejos de la agitación y el sensacionalismo político- opciones que han hecho de El País, el diario español que, sin duda, ejerce gran influencia en la opinión pública.

“El País" ambicioso de hacer el trabajo serio y honesto de informar, a todas las audiencias, dentro y fuera del país, merece todo nuestro respeto, sobre todo en momentos difíciles como los que atraviesa España actualmente, teniendo en cuenta la división política que está en pleno auge; este medio aunque lejos de alcanzar la perfección, - pero ciertamente con el racionalismo que caracteriza relativamente su línea editorial más el aporte crítico- pueda jugar un papel muy importante en la formación de una equilibrada y lúcida opinión pública , y creemos, en general que una buena prensa de tendencia seria pueda sacar a los españoles de esta falsa crisis creada por “los que dirigen” el partido conservador español, el PP.

Lean este artículo de reflexión y opinión(Editorial del 25.03.2007).
El PP ha elegido como terreno de enfrentamiento con el Gobierno el de la política antiterrorista, a veces cruzado con el de la cuestión territorial, como en Navarra, temas siempre propensos al desbordamiento emocional. Sin pararse ante las consecuencias que de ello pudieran derivarse para el sistema en su conjunto, la dirección del PP ha querido trasladar la división política suscitada por esos asuntos a todos los ámbitos, de la judicatura a los medios de comunicación, y la ha alentado y calentado desde la movilización callejera: es un comportamiento que suscita la preocupación de muchas personas.