martes, 13 de marzo de 2007

¿Vuelven las alarmas terroristas?

Otra vez, este año, vuelve el 11 M, lamentablemente con estas explosiones aparentemente accidentales y de menor gravedad, pero explosiones que nos han sacudido a todos en Marruecos. Y otra vez, vuele la inquietud, y las autoridades, como el pueblo marroquí concluyeron que Casablanca no está definitivamente a salvo de las amenazas terroristas después de los lejanos atentados de 16 de Mayo. El accidente de las explosiones del domingo 11, ha sonado la alarma ante posibles ataques terroristas -aunque sólo causó pocos daños-, de nuevo volvieron a sonar las campanas de la alerta terrorista.

Las primeras investigaciones policiales, de momento sólo han podido establecer que el accidente de la explosión se produjo precisamente cuando los presuntos terroristas estaban a punto de conectarse con la parte que les iba a dar órdenes de llevar a cabo ataques (vía conexión Internet), que facilitan miles de ordenadores en los cibercafés -que en los últimos cuatro o cinco años se han extendido por todas partes y en todos los barrios de Casablanca- un negocio nuevo que llegó incluso a los barios más populares y pobres como Sidi Mumen donde tuvo lugar el accidente de la explosión del domingo pasado.

Se trata de un terrorista que ha causado cuatro heridos al suicidarse en un cibercafé de Casablanca, en Sidi Mumen. Las fuentes de seguridad en Marruecos barajan dos hipótesis: la primera, es que “el suicida” estuviera recibiendo las últimas instrucciones para atentar en algún determinado lugar en Casablanca (como centros turísticos, consulados de algunos países occidentales, oficinas y lugares administrativos gubernamentales) cuando fue sorprendido y decidió suicidarse; la segunda, es que el artefacto pudo estallar accidentalmente cuando el terrorista y su compañero fueron descubiertos consultando páginas Web de los grupos yihadistas.

Algunos testigos informaron a los medios de comunicación que el el dueño del ciber intentó impedir a los dos individuos salir del local tras sospechar que estaban consultando sitios Web islamistas, un hombre de 30 años y un joven de menos edad que también estaba inmolado de explosivos, y llevaba una bomba y que fue detenido después de la explosión, y se supone que los dos individuos entraron al cibercafé para conectarse con el cerebro de las operaciones criminales.

Este acto terrorista, aunque -gracias a Dios- ha sido milagrosamente abortado como parece en su fase avanzada antes de que pudiera pasar a la acción final, sólo causó la muerte del suicida y algunos heridos; acto criminal que ha vuelto a despertar las alertas ante la posibilidad de que se puedan perpetrar atentados terroristas en Casablanca, o dentro del territorio marroquí, precisamente porque los servicios de inteligencia y los cuerpos de seguridad nacional estaban en plena alerta vigilando atentamente desde hace ya algún tiempo y con cierta inquietud los focos de movimientos jihadistas, llevando a cabo rastreos y detenciones , la última en esta serie de medidas en la lucha antiterrorista fue la captura de Saad El Hosseini, el martes de la semana pasada, presunto jefe de la rama yihadista de los Combatientes islámicos del Magreb y cerebro de los atentados de 16 de mayo en Casablanca hace cinco años.

De otra parte los cuerpos de seguridad marroquíes no descartan la implicación directa de Al qaeda en estos actos terroristas que piensan que pueden estar vinculados con los recientes ataques perpetrados en Argelia, y si llegaremos a asegurarnos de esta hipótesis pudiéramos decir que el terrorismo de Al Qaeda puede que llegue a afectar la situación estable que reina en Marruecos, porque no se puede comparar en absoluto lo sucedido en Casablanca con la situación argelina - y digámoslo sin cautela- que en Argelia, el terrorismo de los islamistas está ahí más enraizado y que -como se sabe- tiene ya una larga y sangrienta historia.

No obstante con la evolución y la globalización del terrorismo Marruecos sabe que tiene que estar siempre prudente respecto a este fenómeno y las ramificaciones de los movimientos extremistas porque pueden trasladar sus actividades a cualquier parte del mundo, especialmente en África y África del Norte donde los gobiernos no exigen visados, más si se añade a esta situación, la inmensidad de las fronteras terrestres y sin hablar de lo que puede facilitar Internet, el GSM, GSP y la telefonía móvil entre las nuevas tecnologías, a todos aquellos grupos en materia de comunicación.

No es un secreto que los atentados perpetrados recientemente en Argelia, han inquietado de forma directa a los servicios de seguridad marroquíes y, por supuesto aunque Marruecos no es tan vulnerable a las actividades terroristas como el vecino país magrebí, Argelia, y como en el pasado los marroquíes siempre han podido controlar relativamente de forma satisfactoria los movimientos de los islamistas dentro y fuera del país, y creemos en realidad, aunque el país, sí en efecto, sentía amenazas aunque no inmediatas, es porque obviamente en relación con lo que viene sucediendo en Irak, la Organización Al Qaeda quiso últimamente extender sus actividades hacia más allá de Irak como foco de guerra y enfrentamiento ideológico entre Occidente y mundo Islámico.

Y, partiendo de la idea de globalizar la red del terrorismo internacional vino la implantación de la Yihad en el Norte de África” en Argelia el movimiento( GSPC) por haberse convertido en la ‘Ala de Al Qaeda en el Magreb Islámico’, probablemente tiene que tener objetivos concretos o sea que la transformación (GSPC) no ha sido creada en vano; como creemos, sin duda quiere asimismo convertirse en una fuerza nueva que pueda llevar a cabo ataques en esta región para castigar a los países del Magreb por su política moderada y por su tendencia pro occidental.