jueves, 26 de abril de 2007

Los suicidas de Casablanca han cometido robos en bancos para subvencionar sus acciones terroristas

Los presuntos terroristas detenidos tras las explosiones registradas en marzo y abril en Casablanca preparaban atentados en los que iban a utilizar productos químicos y venenosos, dijo hoy el ministro del Interior marroquí, Chakib Benmusa.

En una comparecencia ante la Cámara de los Representantes del Parlamento, el ministro indicó que hasta el momento 59 personas han sido interrogadas en el marco de las investigaciones policiales, 31 de las cuales han sido inculpadas. Benmusa añadió que dos presuntos terroristas que pertenecen a las dos células desmanteladas siguen siendo buscados por la policía.

De esas dos células, 6 presuntos terroristas se inmolaron en Casablanca el 11 de marzo y el 10 y el 14 de abril, y uno fue abatido por la policía el 10 de abril antes de que pudiera accionar el explosivo que llevaba adosado al cuerpo. Los miembros de esas células han cometido robos en bancos para subvencionar sus acciones terroristas y también eran responsables de amenazas contra medios de información en Marruecos, según la misma fuente.

Los suicidas de Casablanca se preparaban para
atacar instituciones públicas en varias ciudades
El ministro del Interior, Chakib Benmusa indicó que los terroristas que se inmolaron en Casablanca se preparaban para ejecutar operaciones suicidas contra una serie de instalaciones e instituciones, así como edificios públicos en Casablanca, Marrakech y Esauira.

Benmusa añadió, ante la Cámara de Representantes, que los explosivos utilizados en los ataques de marzo y abril se parecen a los empleados en los actos terroristas del 16 de mayo de 2003, es decir, triace-tone triperoxide (TATP), de los que se han incautado 12 kilos.

Los terroristas utilizan nuevos medios como las bombonas de gas y libros religiosos, además del recurso a nuevas sustancias mortales, como el veneno y los componentes químicos, dijo.

Asimismo, las fuerzas de seguridad procedieron también a la incautación de libros, cintas y discos compactos (CDs) de promulgación de la ideología extremista, así como de mapas fijando algunos de sus objetivos.

Por lo que se refiere a la financiación, el responsable marroquí señaló que el Grupo Raidi recibió fondos del responsable de la célula de Ansar Al-Mahdi y de Mohamed Talbi, ambos detenidos actualmente, además de contribuciones de varios individuos, antes de añadir que el Grupo de suicidas del 10 de abril recurrió al robo de 26.900 dirhams (unos 2.500 euros) de un establecimiento financiero de Casablanca.

La investigación reveló también que el suicida Mohamed Maha, que se inmoló el 14 de abril, fue el autor de las amenazas dirigidas en 2006 al segundo canal de la televisión marroquí (2M) y al diario "Al-Ahdath Al-Maghribia", puntualizó el ministro.
Fuente: Agencias