domingo, 1 de abril de 2007

Los primeros síntomas de la adicción a internet

La Red es para usarla con sentido común
Cinco de cada cien adultos consultados en EEUU este mes dijeron que sus relaciones personales y sociales se han visto perjudicadas por el uso excesivo de Internet. Otro 12% dice que a menudo permanece en línea más tiempo del que desearían y al 14% le es difícil dejar de utilizar la red por varios días.

Para muchos, este comportamiento puede sonar adictivo: los investigadores de la Universidad de Stanford detrás del estudio dicen que de hecho existen algunos paralelismos. Elias Aboujaoude, un psiquiatra de la Clínica de Trastornos de Control de Impulsos de Stanford explica que es muy temprano para llamarlo "adicción a Internet", pero tiene características similares a las de algunas adicciones, especialmente a las drogas. Como en el caso de estas adicciones, la gente cuyo uso de Internet es problemático dice que es difícil disminuir la actividad y tiene un sentimiento de desasosiego y ansiedad elevada cuando reduce el uso... he tenido pacientes que se han deprimido porque sus mujeres los abandonaron después de que ellos se escapaban de cama cuando ellas se dormían, para entrar a Internet una última vez. También he tratado a pacientes que acudieron a la Web por sentirse deprimidos o solitarios, y luego se convirtieron en usuarios problemáticos. Afecta a gente de todas las edades, clases y niveles de educación.

Con toda la atención que los medios de comunicación le han dado a la pornografía y los juegos de azar (en línea), podría pensarse que todo se trata de eso, pero hay todo un espectro. Está el chat, el e-mail, las páginas de interés especial, los juegos y demás. Hay muchas cosas que atraen a la gente a la Web. Está la experiencia y la recompensa inmediata que reciben. También está el deseo de relacionarse. La gente puede hallar interacciones sociales maravillosas a través de Internet. Para algunas de ellas, sin embargo, termina causando un gran aislamiento, explicaba a Lee Gomes del The Wall Street Journal.

Aboujaoude nunca le diría a un paciente que su vida en Internet lo está destruyendo si primero él no entra a mi consultorio quejándose de que su vida virtual está apoderándose de su vida real. Pero si usted está convencido de que su existencia virtual es más valiosa que su vida real, ¿quién soy yo para contradecir eso?

¿Cuál es el tratamiento? Se trata que la persona tome mayor consciencia del costo de su comportamiento y de darle herramientas que la ayuden a controlarlo. También necesita abordar la ansiedad y el desasosiego que siente cuando reprime la urgencia de entrar en línea. Entonces, una vez que ha logrado controlar este comportamiento, hay que ayudarle a conseguir sustitutos, porque descubrirá que va a tener mucho tiempo libre.