miércoles, 11 de abril de 2007

Jornada de atentados en Casablanca

La jornada de ayer 10 de abril, se vivió como una pesadilla, persecuciones policiales, suicidas que al ser rodeados por la policía se inmolan desesperadamente para evitar su captura, obviamente no cesaron las busquedas, y durante todo el día reinaba el miedo a atentados y explosiones. La policía marroquí ha trabajado en condiciones difíciles sobre todo en zona urbana del barrio popular El Fida que muchos de ellos desconocen; en palabras breves, los habitantes de esta ciudad han vivido un día largo triste y sin precedentes.

Las fuerzas de seguridad marroquíes continúan hasta estos momentos (redacción de este post o entrada) la búsqueda de otros supuestos miembros del grupo terrorista al que pertenecían los cuatro individuos que murieron durante los enfrentamientos con la policía en una serie de choques suicidas que causaron muerte y terror en Casablanca. La prensa internacional ha informado ampliamente sobre la muerte de cutro terroristas y un agente de policía(inspector).

En Casablanca, el tono de la tensión todavía no ha bajado, aunque la vida continua sin perturbaciones, y parece que poco a poco vuelve la normalidad, salvo en el Barrio El Fida, Hay El Farah, donde se nota una extensa alerta de los servicios de seguridad.

El diario español El Mundo.es escribe: Las fuerzas de seguridad marroquíes continúan la búsqueda de otros supuestos miembros del grupo terrorista al que pertenecían los cuatro individuos que murieron en una cadena de atentados suicidas que causaron también la muerte de un inspector de policía y al menos 18 heridos.
El barrio popular de 'Al Fida', donde los cuatro terroristas fueron localizados, fue evacuado por las fuerzas de seguridad para proseguir el rastreo y búsqueda de posibles miembros de ese grupo terrorista.
El último de los terroristas suicidas consiguió pasar inadvertido entre los curiosos que contemplaban el despliegue policial ordenado desde primera hora del martes y causó entre la multitud del barrio de 'Al Fida' un total de 15 heridos, dos de ellos graves.
La intención del último suicida era causar el mayor número de víctimas posibles, según un policía que presenció la escena: "Cruzó de forma furtiva el cordón policial y después cruzó entre la muchedumbre hasta un grupo de policías, donde se inmoló".
La policía desconocía la existencia de este cuarto integrante del grupo, que fue localizado gracias a los vecinos de la zona, que sospecharon de él al ver que saltaba de una azotea a otra, explicaron las fuentes.
En total, en todo el día de ayer, murió una persona, el inspector, Mohamed Zindiba, gravemente herido —y fallecido más tarde— cuando el segundo terrorista hizo estallar la bomba que llevaba encima, y hubo un total de 18 heridos, dos niños y otros dos en estado grave.

Jornada de atentados en Casablanca
La policía marroquí acordonó el barrio 'Al Fida' de Casablanca la mañana del martes, tras una operación policial en la que murieron dos terroristas y un tercero consiguió huir. De estos dos, uno murió al suicidarse con explosivos y el segundo debido a disparos de la policía.
Ambos terroristas fueron identificados. Mohamed Mentala, alias 'Uarda' —en busca y captura desde 2003 por su supuesta vinculación con los atentados de ese año en Casablanca—, es el que mataron los policías al ver que se dirigía hacia ellos con una mochila sospechosa. El segundo, que finalmente se suicidó, ha sido identificado como Mohamed Rachidi, y estaría implicado en la muerte de un policía en 2003.
El tercer terrorista que acompañaba a estos, y que consiguió incialmente escapar, se inmoló finalmente horas más tarde, causando la muerte al inspector Mohamed Zindiba y heridas a dos niños. Se trata de Ayub Raydi, hermano de Abdelfetah Raydi, el joven de 23 años que el pasado once de marzo murió al hacer estallar la bomba que llevaba en un cibercafé de Casablanca, según fuentes oficiales marroquíes.
Las autoridades marroquíes han informado de que la célula terrorista a la que pertenecían tanto el suicida del cibercafé como los individuos que murieron este martes estaba aún en fase de formación. La policía estima que este grupo consta de unas 12 personas que llevan buscando desde el 11 de marzo, fecha del atentado del cibercafé. Los objetivos de esta célula eran, según las autoridades marroquíes, el puerto de Casablanca y cuarteles de los cuerpos de seguridad.