sábado, 27 de enero de 2007

Manifestación multitudinaria en Washington contra la guerra en Irak

Decenas de miles de personas se concentraron hoy sábado en Washington con motivo de la convocatoria de una multitudinaria manifestación en contra de la Guerra de Irak. Entre la multitud destacaba un nombre por encima de todos: la actriz Jane Fonda, que hasta el momento había rechazado cualquier tipo de aparición pública para hacer comentarios al respecto de la invasión estadounidense en Irak, en un regreso que devolvió a la multitud a la militante que tan férreamente se había opuesto a la guerra de Vietnam en los años 70.

"Qué triste que todavía tengamos que hacer esto", señaló, mientras un grupo de contra manifestantes levantaba en el aire una muñeca falsa de la actriz, colgada de una soga y con el letrero "Jane Fonda, Traidora Americana".

EEUU/Irak.- Decenas de miles de personas asisten a una manifestación multitudinaria contra la guerra en Irak
Decenas de miles de personas se concentraron hoy sábado en Washington con motivo de la convocatoria de una multitudinaria manifestación en contra de la Guerra de Irak, bajo el símbolo de un ataúd cubierto con una bandera estadounidense, junto a la cual se encontraba un gran recipiente con los nombres de iraquíes fallecidos.

Uno de los 1.400 grupos encargados de organizar la manifestación, Unidos en paz, señaló que la manifestación había aumentado en interés desde el anuncio, por parte del presidente Bush, de enviar 21.500 nuevas tropas a Irak.

La manifestación se desarrolló de forma pacífica, aunque la policía señaló que cerca de 300 manifestantes intentaron llevar la protesta al Capitolio.

Entre los oradores, y junto a Fonda, se encontraban caras conocidas del Hollywood más militante, como Sean Penn, Susan Sarandon y su esposo, Tim Robbins. Este último actor y director estadounidense solicitó de forma pública la proclamación del famoso 'impeachment' en relación al procedimiento para expulsar al presidente estadounidense de su cargo.

"¿Nadie ha hablado todavía de 'impeachment'?", se preguntaba Robbins. "Echémosle (a Bush) de la oficina", proclamó el artista entre los aplausos de los asistentes.

Por su parte, la oradora más joven del día también se ganó el afecto de los presentes. Moriah Arnold, de 12 años, indicó que "por culpa de nuestras acciones, el mundo nos ve como unos mentirosos y unos abusones". Arnold, que cursa actualmente sexto curso, organizó una petición en su escuela para poner fin a la guerra. "Llamo a la juventud de América a ponerse en pie y decir al Gobierno que hay que hacer cambios", dijo.

Otro grupo a destacar entre los manifestantes fueron los soldados, aún en servicio activo, que asistieron a la protesta con sus ropas civiles, ya que las reglas del Ejército les prohíben asistir de uniforme. La sargento Tassi McKee, de 26 años y especialista en inteligencia, señaló que "después de estar en Irak, comencé a ver a través de las mentiras". Fuente: Agencias 27 ene.