domingo, 14 de enero de 2007

En Madrid, miles de españoles piden ‘la unidad política’ y paz

Los medios de información en España han dedicado amplios espacios a la manifestación de paz celebrada ayer en las calles de Madrid, manifestación histórica que a través de ella miles de españoles hicieron llamamientos a la unidad política y han expresado el deseo de pactar paz con ETA.

Aparentemente, la idea que da título a la manifestación de Madrid es, "cómo apoyar el proceso de Paz". Los manifestantes con toda naturalidad y sinceridad lo pidieron de todo su corazón y no cesaron de gritar: España quiere la unidad política contra el terrorismo de ETA. España pide fin al terrorismo. La incógnita de este evento ha sido la ausencia del PP y su decisión de no unirse a la marcha multitudinaria. Los líderes del partido de la oposición española, tomaron otra postura, ellos opinaron que no iban a acudir a la marcha:"Porque no se sabe qué se pide". Nosotros, como observadores de lejos, no lo podemos creer, aunque lo podemos entender o no, dado lo complejo que es este asunto de acabar con el terrorismo en España, admitimos que lo que dicen estos señores también forma parte del panorama político español.

El periódico El País, escribe:
"La marcha ha estado encabezada por los líderes de CCOO y UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez, respectivamente, el de la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España (FENADEE), Santiago Morales, así como la presidenta de la Asociación 11-M, Pilar Manjón, y el director general de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, José Manuel Rodríguez Uribes. Junto a ellos, también han sostenido la pancarta de cabecera, con el lema Por la paz, la libertad, la vida y contra el terrorismo, el escritor y premio Nobel portugués José Saramago, la actriz Cayetana Guillén Cuervo y el portavoz de la Federación de Asociaciones Autonómicas de Víctimas del Terrorismo (FAAVT), Robert Manrique. Detrás de la primera fila han desfilado una comitiva del Gobierno integrada por el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, la titular de Cultura, Carmen Calvo; la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, y la de Inmigración, Consuelo Rumí. Además, diferentes dirigentes del PSOE como Manuel Chávez, José Blanco o Carmen Chacón se han unido a la manifestación.

Apuesta por la unidad política
El manifiesto, que ha sido ha leído por la escritora Almudena Grandes al término de la manifestación, ha hecho un llamamiento a la unidad de "los partidos democráticos, de todas las organizaciones sociales y de todos los ciudadanos y ciudadanas en torno a las istituciones democráticas" para derrotar el terrorismo. "La bomba hizo pedazos los sueños de los que creímos que era posible recuperar el poder de la palabra para conquistar la paz", ha asegurado el texto.
"No entenderíamos que los partidos que nos representan y en quienes depositamos nuestra confianza los ciudadanos, no hiciesen todos los esfuerzos necesarios para terminar con el terrorismo" señala el manifiesto que añade que "en democracia hay un tiempo para la discrepancia y la crítica, pero hoy nos atrevemos a pedir que, sin renunciar a ellas y por encima de cualquier otra consideración, sea el tiempo de la voluntad por poner fin a ETA y conseguir la paz", ha destacado.
"ETA con este sangriento atentado ha decidido dar por concluida la tregua permanente que hace unos meses anunció y terminar con más de tres años sin asesinatos. Se quiebran con ello, nuevamente, la esperanza y los deseos de paz de la sociedad española, y especialmente de la sociedad vasca, manifestados de forma permanente. Y por la forma y el lugar elegido, ETA no sólo ha roto la tregua que unilateralmente declaró, sino que ha pretendido mandar un mensaje de muerte y dolor atentando en un lugar altamente transitado", ha subrayado.

La ausencia del PP
A pesar de haber incluido la palabra libertad en el lema tal y como solicitaban el PP como condición para acudir a la manifestación, el partido de la oposición no ha querido secundar la marcha. Los populares se han reafirmado en la intención de no ir porque, según Mariano Rajoy, "no se sabe qué se pide". Estos argumentos han sido respondidos desde el Gobierno por la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, quien ha dicho que tras el cambio de lemas -en la marcha de Bilbao también se ha incluido la frase Exigimos a ETA el final de la violencia- "no hay excusas ni trabas ni impedimentos" para que asista el PP.

Los Blogs opinan sobre la manifestación
“No ha sido una manifestación histórica, una movilización media, semejante en número a las protagonizadas por los populares contra el gobierno actual o las que padeció el gobierno Aznar con la guerra de Irak como argumento.
De la manifestación se pueden sacar algunas conclusiones aunque ninguna sea definitiva ni determinante. Para mi la más relevante es que el personal está mucho menos crispado que los partidos y que sus dirigentes. No faltaron ironías como la de los que coreaban: “el alcalde viene tarde, está atascado en la M30”. Pero la mayor parte de la gente quería estar allí, dar testimonio, acompañar y para nada gritar.
La organización buena, los sindicatos saben movilizar con orden, poco aparatosa, sin liturgias ensayadas. Lo que más me ha impresionado ha sido la serenidad y el orgullo de los grupos de ecuatorianos con sus banderasy pancartas, emocionados y, seguramente, necesitados de más afecto. Estos ciudadanos que confían en España se merecen más cariño, especialmente en circunstancias como éstas y menos intentos de manipularles y dividirles.
He echado en falta banderas españolas, es la nuestra y en una manifestación contra el terrorismo merece presencia y respeto.”

Opinión de un ciudadano español
La oposición del PP se alimenta de la sangre del terrorismo. Nunca, en la democracia, el terrorismo se había utilizado como arma política. Lamentablemente el PP si lo hace. Recordar al Sr. Rajoy que en el gobierno del PP de 1996 a 2004 ETA asesinó a más de 80 personas. El PP no acabó con el terrorismo. Tuvo su oportunidad y no acabó con ETA. ¿A qué viene esta utilización de la muerte como instrumento político. El Sr. Zapatero tiene la responsabilidad de dirigir la política antiterrorista que considere adecuada. Desde luego nunca será peor que la del Sr. Aznar. Por cierto, el Sr. Aznar negoció con ETA en Zürich y con Batasuna en Burgos en 1998. Recordar el pasado es conveniente para juzgar el presente. Esta no era una manifestación contra el PP y quienes pretenden que lo era se equivocan. Otra cuestión es que la estrategia política de tensión en la que andan metidos sea incompatible con la más mínima oportunidad para la cooperación y que no estén dispuestos conceder un ápice. (Opinión de un ciudadano español recogida del Diario ElPais 14.01.2007).