miércoles, 10 de enero de 2007

Blogs contra la tortura: La ablación del clitoris

"LA ABLACION DEL CLITORIS"
Es más que primitivo y sin sentido religioso u otro, en varias partes del mundo y precisamente en África, donde las sociedades encerradas sobre si mismas, víctimas de creencias, tradiciones ancestrales, ignorancia y falta de educación, todavía siguen practicando esta forma de circunsisión femenina llamada "hablación de clitoris".

Y es más grave aún porque esta práctica continúa lamentablemente haciendo víctimas especialmenteentre entre la población juveníl femenina.

(no es cierto que la pérdida de un órgano o de parte de él suprima el deseo) sino porque precisamente su objetivo es hacer mujeres sin sexualidad propia. En cualquier caso la ablación es una agresión que tiene graves consecuencias físicas y psicológicas y forma parte de los mecanismos de opresión de las mujeres, ya que está destinada a controlar la sexualidad de las mujeres y a veces a aumentar el placer de los "hombres a costa de ellas".La ablación genital femenina constituye una violación fundamental de los derechos de las niñas.Es una práctica discriminatoria que vulnera el derecho a la igualdad de oportunidades, a la salud, a la lucha contra la violencia, el daño, el maltrato, la tortura y el trato cruel, inhumano y degradante; el derecho a la protección frente a prácticas tradicionales peligrosas y el derecho a decidir acerca de la propia reproducción. "Estos derechos están protegidos por el Derecho internacional. "

La ablación o mutilación genital femenina comprende una serie de prácticas consistentes en la extirpación total o parcial de los genitales externos de las niñas.Entre otras secuelas, las mujeres mutiladas desde la niñez padecerán durante toda su vida problemas de salud irreversibles.La aproximación del número total de mujeres actualmente vivas que han sufrido ablación en África es de 130 millones.Esto significa, considerando la actual tasa de nacimientos, que cada año aproximadamente dos millones de niñas cruzarán por este conflicto y padecer de algún tipo de mutilación genital femenina.La mayor parte de las niñas y mujeres que han sido víctimas de esta práctica viven en 28 países africanos, aunque algunas viven en Asia. Cada vez se dan más casos en Europa, Australia, el Canadá y los Estados Unidos, principalmente entre inmigrantes procedentes de África y el sudeste asiático.Los motivos por los que se practica la ablación son múltiples:
Sexuales: a fin de controlar o mitigar la sexualidad femenina.Sociológicos: se practica, por ejemplo, como rito de iniciación de las niñas a la edad adulta o en aras de la integración social y el mantenimiento de la cohesión social.

De higiene y estéticos: porque se cree que los genitales femeninos son sucios y antiestéticos. De salud: porque se cree que aumenta la fertilidad y hace el parto más seguro.
Religiosos: debido a la creencia errónea de que la ablación genital femenina es un precepto religioso. La ablación se practica principalmente a niñas y adolescentes de entre 4 y 14 años.En el Corán no se encuentra ninguna referencia a esta práctica.

No obstante, en algunos países la ablación genital femenina se practica a niñas menores de 1 año, como por ejemplo, en Eritrea y Malí, donde la práctica afecta, respectivamente, a un 44 y un 29% de estas niñas.La ablación genital femenina es un servicio muy valorado y muy bien remunerado económicamente, por lo que es fácil inferir que el prestigio en la comunidad y los ingresos de estas personas puedan estar directamente ligados a la práctica efectiva de la intervención.La ablación genital femenina constituye una violación fundamental de los derechos de las niñas. Es una práctica discriminatoria que vulnera el derecho a la igualdad de oportunidades, a la salud, a la lucha contra la violencia, el daño, el maltrato, la tortura y el trato cruel, inhumano y degradante; el derecho a la protección frente a prácticas tradicionales peligrosas y el derecho a decidir acerca de la propia reproducción.La ablación genital femenina causa daños irreparables. Puede acarrear la muerte de la niña por colapso hemorrágico o por colapso neurogénico debido al intenso dolor y el traumatismo, así como infecciones agudas y septicemia.Muchas niñas entran en un estado de colapso inducido por el intenso dolor, el trauma psicológico y el agotamiento a causa de los gritos.Otros efectos pueden ser una mala cicatrización; la formación de abscesos y quistes;un crecimiento excesivo del tejido cicatrizante; infecciones del tracto urinario; coitos dolorosos; el aumento de la susceptibilidad al contagio del VIH/SIDA, la hepatitis y otras enfermedades de la sangre; infecciones del aparato reproductor; enfermedades inflamatorias de la región pélvica; infertilidad; menstruaciones dolorosas; obstrucción crónica del tracto urinario o piedras en la vejiga; incontinencia urinaria; partos difíciles; y un incremento del riesgo de sufrir hemorragias e infecciones durante el parto.

Leer más en:"Mutilación genital femenina"
Nota: La editorial Muchas Razones para leer (MR) lanzará al mercado este mes de enero el libro, "Mutilada" un testimonio personal escrito por la presidenta de la Red Europea en la Lucha contra la Mutilación Genital Femenina, Khady, cuenta cómo sobrevivió a la ablación del clítoris y su evolución hasta su militancia por erradicar esta práctica.

La estructura del libro parte de la mutilación sufrida por Khady a la edad de siete años en Senegal y su posterior toma de conciencia sobre la "irracionalidad" de esta práctica.También explora el contexto de la ablación dentro de una sociedad patriarcal, que entiende que esta mutilación"garantiza la pureza y la virginidad" de la joven.El libro explica que cada año dos millones de jóvenes de todo el mundo sufren la mutilación genital femenina y que cerca de 130 millones de mujeres la han sufrido ya. Carol Crisosto Cádiz .
. Fuente: Diario de Carol
========
+Tema:
Blogs contra la tortura