jueves, 14 de diciembre de 2006

La paz en Oriente Medio y la inmigración ilegal en la Cumbre de la UE

I- España, Francia e Italia intentarán que su proceso de paz sea aceptado por los 25.
II- Intensificar la vigilancia, objetivo para avanzar en materia inmigratoria.

{El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el jefe del Ejecutivo francés, Jacques Chirac, y el primer ministro italiano, Romano Prodi, llevarán su plan de paz para Oriente Próximo, presentado el pasado 16 de noviembre, al Consejo Europeo que arranca hoy por la tarde en Bruselas}.
El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, confía en que las propuestas dejen de ser únicamente iniciativa de estos tres países de la UE y pasen a ser asumidas por el Consejo.Este plan para la paz debería "desembocar en un encuentro entre el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y el primer ministro israelí, Ehud Olmert", aseguró.

El proceso de paz planteado
La iniciativa tiene fijados cinco elementos principales, empezando por la petición del cese inmediato de toda violencia, tanto a Israel como a los palestinos, y siguiendo por la formación de un Gobierno de unidad nacional en Palestina que permita su "reconocimiento internacional completo".

El tercer punto del acuerdo es impulsar un intercambio de prisioneros entre ambas partes en conflicto, "incluido el soldado israelí secuestrado desde hace meses en Gaza (Gilad Shalit) y varias decenas de ministros y diputados palestinos".

Debate inmigratorio
Además, la Cumbre europea también se centrará en el debate sobre la ampliación europea, la lucha contra la inmigración ilegal y la mejora de los mecanismos de decisión en asuntos de justicia e interior.

En materia migratoria, el Consejo buscará avanzar hacia un enfoque global de la inmigración, objetivo perseguido por el Gobierno de Zapatero a lo largo de todo este año, y acordar medidas concretas para 2007, con el fin de combatir la inmigración ilegal y favorecer la llegada de flujos regulares.La propuesta de la Comisión Europea, que recibió la semana pasada el respaldo de los ministros de Justicia e Interior, incluye la creación de un sistema europeo de vigilancia y patrullas permanentes en aguas del sur de Europa y la posibilidad de instalar centros de empleo en los países de origen o de poner en marcha programas de inmigración temporal. (Agencias) 14/12/06