lunes, 12 de febrero de 2007

Críticas crecientes a un mundo unipolar

De los errores cometidos por los EEUU en Irak y Oriente Medio a las severas críticas crecientes al gobierno de Bush y sobre todo sus métodos y planes que forman parte de la política exterior de su país, métodos y planes que en práctica no han ayudado a mejorar la imagen de la potencia más poderosa del mundo, los EEUU, ni tampoco -creemos sirvieron sus intereses en el mundo- durante estos últimos años, y sería todavía más grave si la política unilateralista estadounidense continuara de la misma manera con la voluntad de solucionar todo mediante la fuerza militar, lo que parece que de momento no se está cambiando, pese al rechazo creciente por gran parte de la comunidad internacional que llama al uso del diálogo y la diplomacia, sobre todo tras el desarrollo negativo de las operaciones militares y políticas que se llevaron a cabo en Irak y que resultaron en un gran fracaso.

La política unilateralista conducida por los EEUU, ha creado una situación alarmante en el mundo, precisamente en la zona árabe y el golfo pérsico, donde actualmente la tensión sube y crece la inquietud tras las amenazas de un posible o -mejor dicho digamos- de un inminente ataque militar- con el objetivo de destruir las instalaciones nucleares iraníes. Un escenario de horror y destrucción. Lo que puede agravar más la situación en esa zona geoestratégica (Zona del Golfo Pérsico) pasando por Irak hasta el Líbano, Israel y Palestina. "En el mundo moderno, la unipolaridad no es ni aceptable ni posible".como aseguró, en Munich, el Presidente ruso Vladimir Putin.

"Aunque continuará manipulando el miedo y seguirá con su orientación militarista en el mundo, el nuevo Gobierno norteamericano de George W. Bush se verá obligado a modificar su política exterior unilateralista. Las principales causas son el "fracaso" de la guerra en Irak y el aumento de la "debilidad" del Ejército estadounidense, explica el profesor de la Universidad de Nueva York y analista del Centro de Investigación para la Paz (CIP) Robert Mathews".(*1)

El Secretario general de la ONU, Kofi Annan, en diciembre de 2006, sólo dos semanas antes de abandonar su cargo, había sido invitado al estado de Missouri para pronunciar un discurso en la Librería-Museo presidencial Harry Truman. La intervención de Annan debía ser un homenaje al presidente que favoreció la creación de la ONU y el plan Marshall para la reconstrucción de Europa, se convirtió en una severa crítica de la política internacional de George W. Bush. Annan advirtió en aquel momento que “ningún país puede garantizar su seguridad si intenta afirmar su supremacía sobre todos los otros”.

Annan, veinte días antes de dejar su cargo al surcoreano Ban Ki Moon, había declarado: “Necesitamos el liderazgo natural que Estados Unidos ha ejercido en el pasado y que puede seguir ejerciendo en la actualidad...Ninguna de nuestras instituciones globales puede lograr sus cometidos si Estados Unidos no participa. Pero cuando se compromete plenamente, el único límite es el cielo”. Aunque el secretario general no se refirió explícitamente a la guerra de Irak, insistió en el rechazo al uso de la fuerza militar que no respete las normas internacionales. Sin mencionar el centro de detenciones en Guantánamo ni la cárcel iraquí de Abu Grahib, Annan sostuvo que “Estados Unidos estuvo en la vanguardia del movimiento mundial por los derechos humanos, pero para seguir estando debe permanecer fiel a sus principios, incluso en la guerra contra el terrorismo”.

El presidente ruso Vladimir Putin, ante la 43ª Conferencia de Munich sobre la seguridad, el 10 de feb., afirmó que Estados Unidos practica el "desbordamiento" de sus fronteras nacionales en todos los sectores, afirmando que se trata de un factor de desestabilización mundial."Estados Unidos practica el desbordamiento de sus fronteras nacionales en todos los sectores y eso es muy peligroso, pues nadie se siente seguro ahora al no hallar refugio en el derecho internacional", declaró el jefe de Estado ruso en su intervención. "En el mundo moderno, la unipolaridad no es ni aceptable ni posible", agregó Putin, en presencia de varios senadores estadounidenses, incluyendo al republicano John McCain.

El jefe del Estado ruso sorprendió a todas las delegaciones presentes en Munich, y ciertamente más a la delegación americana, el Presidente Putin ha sido el primero entre los jefes de Estado de las potencias occidentales a iniciar este tipo de criticas al gobierno de los Estados Unidos que por su parte no ha tardado en responder diplomáticamente el día siguiente a lo que dijo Putin.

Putin en sus últimas declaraciones, ha mencionado varias veces los errores que se cometieron en Irak y Oriente Medio, como ha señalado que en la actualidad se habla de constantes amenazas de extender peligrosamente la guerra a toda la zona del Golfo- si los Estados Unidos atacan a Irán. Putin como se fuese para sacar lecciones del pasado y de la historia de los EEUU, citó unas palabras del presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt al principio de la Segunda Guerra Mundial, cuando dijo que: "cada vez que se rompe la paz, el mundo enfrenta una amenaza".

"El uso de la fuerza sólo es legítimo en base a un mandato de las Naciones Unidas, no de la OTAN o de la Unión Europea", agregó, refiriéndose implícitamente a la intervención anglo-estadounidense en Irak. "En la práctica, un mundo unipolar sólo significa una cosa: un centro de poder, un centro de fuerza, un centro de decisión que actúa como un amo único, un soberano único. Eso no tiene nada en común con la democracia", sostuvo el presidente ruso.