domingo, 18 de febrero de 2007

"Un manual para negarlo todo "

Juicio por el mayor atentado en España - 11-M
(El manual para negarlo todo)
El Juicio
Si los medios españoles de información, y sin excepción están atentamente siguiendo de cerca el juicio por los atentados de 11-M.(…) sin mencionar, de momento, sus tendencias políticas o/y ideológicas, no es porque los asuntos polémicos de jurisdicción siempre son temas que despiertan el interés mediático y la curiosidad periodística, como es habitual, sino que obviamente y encima de todo porque la justicia y la influencia que se deriva de sus valores, es algo vital y decisivo en la marcha de toda sociedad y la vida de los ciudadanos.

Y, - como se sabe- desde su inicio, la semana pasada, el juicio considerado como el mayor de su género entre los que se llevaron a cabo en la serie de lo que se llama lucha antiterrorista, con todo lo conlleva como múltiples y consecuentes implicaciones, no ha cesado de generar creciente interés, más que de otra parte puede llegar posiblemente a afectar todas las esferas de la sociedad española, porque no sólo los españoles quieren saber que ocurrió entonces, sino que quieren saber también exactamente cómo y por qué. Nosotros también, con ellos- de cerca o de lejos- deseamos que este proceso judicial pueda responder a un sinfín de preguntas.

El Díario el País escribe:
"Expertos en la lucha contra el terrorismo islamista consideran que la postura adoptada por los supuestos cerebros del 11-M durante el juicio -sólo aceptaron responder las preguntas preparadas por sus abogados- responde fielmente a esa estrategia de la ocultación".

Unos de los documentos hallados recoge instrucciones como las siguientes: "Procura no contestar. Insiste en que no tienes ninguna relación con tal grupo o persona. Debes ponerte firme a pesar de las pruebas, denuncias de agentes o confesiones de los demás, porque tú puedes rechazarlas y dar rodeos para salir del dilema con honor; en cambio, confesar será tú condena (...) Tu confesión en los tribunales será la mejor prueba contra ti mismo, que nada te lleve a la confesión (...) Debes recordar en todo momento que el interrogatorio y la tortura tienen un fin, y de ti depende quedar como un desplomado miserable y traidor o como un héroe (...) El muyahidín no debe decepcionar a sus hermanos ni traicionarles (...). La confesión parcial es el principio de la confesión completa, el comienzo del derrumbe. La resistencia debe ser total, hay que ocultar todo". Hay todavía otra directriz -contenida en el documento Cómo enfrentarse y tratar con los interrogadores de los servicios de inteligencia, hallado en el piso de Leganés- que tiene mucha importancia en la estrategia del silencio. "Si no puedes, por cualquier razón, negar tu relación con las pruebas encontradas en tu posesión, no hace falta confesar la fuente de esas pruebas ni el objetivo de su existencia. Pero te podemos asegurar que, con un poco de esfuerzo mental, tú puedes dar un pretexto de por qué llevas esas pruebas encima y negar su pertenencia. Debes ser obstinado y resistente".