jueves, 1 de noviembre de 2007

La visita

La visita de los reyes de España a Ceuta y Melilla, anunciada unos días después de que el Presidente francés Nicolas Sarkozy se despidiera de Marruecos, se puede interpretar tal vez como una reacción inmediata de la parte de nuestros vecinos los españoles para hacer recordar a Marruecos unas cuantas cosas, entre ellas, “ España sigue atentamente todo lo que sucede fuera de sus fronteras sureñas: "Marruecos dada su historia como antigua colonia francesa y también española -aunque país soberano hoy-, no tiene que favorecer o inclinar a favorecer en su política o sus relaciones geopolíticas y estratégicas - incluidas las relaciones económicas y acuerdos- a contar sólo con Francia, nosotros también aquí estamos y no hay que olvidar que solo el Estrecho nos separa” y ni hablar de Ceuta y Melilla. Del otro lado, cabe añadir que no sólo la visita real no desaeada de la parte marroquí, visto que ya se pide en Rabat que se renuncie a ella, sino, el otro asunto o el timing elegido por el juez español, Baltasar Garzón, para emitir sus decisiones judiciales contra varias personalidades marroquíes, civiles y militares, coincidiendo con la visita de Felipe de Borbón a Marruecos, tema que suscita varios interrogantes, según comentarios oficiales hechos por el Gobierno marroquí.

La visita a nuestro parecer no tiene otros objetivos sino palpar un poco la reacción del nuevo Gobierno de Abbas el Fassi (Partido nacionalista de l’estiqlal) recién llegado a tomar las riendas del poder en Marruecos y no parece que el Rey de España tiene intenciones de provocar o perturbar las relaciones excelentes que mantiene con su vecino del sur. Nosotros no creemos tampoco que lo que dice oficialmente Marruecos es verdad, porque no recibió la noticia de la visita de los Reyes de España por sorpresa, sino antes de la vuelta del jefe de la diplomacía Miguel Moratines de Marrakech a Madrid, noticia de la que los medios de Comunicación en españa hicieron eco anunciando la visita real a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El gobierno marroquí tras enterarse de aquello afirmó, que existen "líneas rojas relativas a la integridad territorial de Marruecos que no deben ser traspasadas" y que "nuestros amigos españoles deben comprenderlo", según la agencia oficial de noticias Map.

El portavoz del Gobierno marroquí, Jalid Naciri, reaccionó tras la –noticia sorprendente- hecha por la prensa española sobre la visita que tiene previsto efectuar la próxima semana el Rey Juan Carlos a las ciudades de Sebta y Melilia que España ocupa en el norte de Marruecos, nos recuerda la MAP.

El Gobierno marroquí espera que esta visita "no tenga consecuencias negativas sobre las relaciones marroquí-españolas", agregó Naciri en una rueda de prensa que ofreció al término del Consejo de gobierno. Naciri precisó que el Gobierno marroquí quiere transmitir un "mensaje claro y no codificado" : Marruecos "considera que las relaciones entre los dos Reinos son fundamentales y trabaja para consolidarlas y promoverlas aún más".

"Constato que en la otra parte del Estrecho, existe siempre un enfoque que debe ser actualizado y hay que comprender que el tiempo de los enfoques colonialistas ha caducado definitivamente y que la construcción en la cual creemos mucho de esta amistad entre Marruecos y España será un elemento básico en la elaboración de un entorno geoestratégico de estabilidad en la región mediterránea", puntualizó Naciri.

La amistad entre Marruecos y España, que se ha reforzado mucho en los últimos años y que consideramos una “opción estratégica, no puede de ninguna forma hacernos olvidar que existe un diferendo de fondo entre nosotros sobre las ciudades de Sebta y Melilia”, dijo.

Según él, Marruecos, que ha hecho de la cooperación bilateral un "eje fundamental" de su política exterior, recuerda que esta cooperación es un elemento "esencial" para garantizar la seguridad en la región mediterránea.

Eso implica una adhesión a un arreglo "inteligente de este conflicto territorial" que toma en consideración los intereses "legítimos" de ambos países en el diálogo y la consulta.
Comparte esta noticia
Digg!