lunes, 24 de abril de 2006

Sube el petróleo
Durante este mes de abril (2006), el precio del barril de petróleo ya ha sobrepasado el costo de los $75 dólares, el doble del precio que tenía hace dos años. Mientras se habla de buscar nuevas alternativas energéticas para reducir la dependencia del crudo, la economía global se ve amenazada por estos precios alarmantes. Sin embargo, hasta estos momentos, los expertos todavía no han mostrado ninguna inquietud, siguen siendo optimistas y al mismo tiempo aseguran que la economía mundial no parece que está afectada actualmente por la incesante subida de los precios.

Nosotros, en este dominio de carácter económico no disponemos de la información suficiente para analizar bien las causas de la incesante alza de los precios del crudo y así reconocemos al mismo tiempo que, a la hora de preparar esta breve intervención, hemos tenido que consultar toda una cantidad de artículos y estudiar una variedad de trabajos que tratan de este tema, informes, publicaciones especializadas y libros, etc. Estos breves comentarios, como los anteriores temas, son fruto de múltiples búsquedas que siempre hacemos y que forman parte de nuestro trabajo y nuestra participación.

Así, hemos podido observar que durante estas últimas semanas de abril, los analistas han subrayado una serie de factores, principalmente las turbulencias, falta de estabilidad, más las crecientes tensiones geopolíticas, desde Venezuela, Nigeria hasta Irak, la crisis nuclear de Irán, pero también y al mismo tiempo la crisis propia de la producción del crudo que está relacionada, dicen, con el fuerte consumo y la creciente demanda del petróleo en el mundo.

Entre los factores geopolíticos figuran en primer lugar las crecientes tensiones entre Irán y los Estados Unidos, por lo que generan como: fuertes temores de ver estallar una guerra en la zona del Golfo Pérsico, las incertidumbres y las consecuencias que ninguno puede imaginar. Sin embargo tenemos que señalar que, ni las fuertes turbulencias creadas por la tensión y la crisis del programa nuclear iraní, ni los conflictos y guerras de Oriente Medio (Palestina e Irak) son los únicos factores de la subida histórica de los precios del petróleo.

Muchos expertos en la materia han observado una fuerte recuperación casi simultánea de todas "las economías del mundo el año pasado (2005)" lo que contribuyó al crecimiento del consumo del petróleo, sobre todo en China y Estados Unidos. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé un aumento del 2,2% de la demanda mundial de petróleo.

Entre los factores cien por cien económicos se cita el crecimiento de la demanda, y la poca capacidad de producción, la producción tiene problemas para seguir el aumento de la demanda. Presionada por todas partes, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que produce el 40% del crudo mundial, ha procedido a una serie de aumentos de su cuota oficial de producción. Recientemente la subió a 28 mbd y podría pasar rápidamente a los 28,5 mbd si los precios permanecen en el nivel actual, lo que constituiría su máxima desde su creación en 1987.

Arabia Saudí, el país árabe, el que más influencia tiene sobre los mercados de crudo como país productor de petrolero, el principal del grupo (OPEP) ya no dispone de capacidad suplementaria para intervenir con un aumento masivo de su producción, sabiendo que en el pasado durante los momentos de crisis y subidas notables de precio del barril, Arabia Saudí con el acuerdo de OPEP, siempre ha podido frenar relativamente las subidas del precio del crudo; pero hoy día como ya se sabe -ante la crisis actual-la fiebre y el frenesí de los precios en alza,los saudíes ya no tienen la capacidad de aumentar su producción de petróleo, e igualmente así es el caso para los demás países de la OPEP, según informan los expertos en la materia del petróleo.

El factor que más ha influido en el alza de los precios, añaden los analistas, sigue siendo la creciente economía china. Además de la fuerte demanda, que le ha convertido en el segundo importador mundial por detrás de Estados Unidos, China acaba de confirmar su intención de dotarse dentro de tres o cinco años, de reservas estratégicas de petróleo que podrían alcanzar los 100 millones de barriles. En diez años, Pekín quiere llevar sus reservas a 90 días (550 millones de barriles).

La situación en Irak sigue siendo explosiva y los sabotajes de las instalaciones petroleras se prosiguen, sobre todo en el sur del país, haciendo que su producción y sus exportaciones sean como mínimo irregulares. Mientras que en Arabia Saudí la situación es también tensa; los operadores petroleros siguen con mucha atención la situación política en Venezuela y a los enfrentamientos étnicos en Nigeria, que se traducen regularmente en perturbaciones del sector petrolero de aquel país africano.
A.Axdiri ( Tiempos de cambio)