martes, 11 de abril de 2006

La región puede arder

The Independent, Washington Post y la revista The New Yorker, han lanzado la noticia el domingo 09.04.2006, en sus primeras páginas. Pero de inmediato Teherán todavía no se siente amenazada y desde su parte los iraníes piensan que la administración americana, en estos momentos sólo amenaza de atacar a su país, interpretando toda la maniobra de las informaciones y noticias que llegan o han llegado a la prensa como una ‘campaña mediática’, que según ellos, no es nada más que otra forma de ataque o guerra psicológica contra el pueblo y la nación iraní.

Precisamente en las noticias difundidas, todavía no se habla de plazos, pero sí de “una opción posible” y como arma de disuasión para que Irán entienda “de que esto es cada vez algo más serio”. Las publicaciones citan como fuentes a altos funcionarios de la Casa Blanca y las revelaciones han repercutido en distintos medios de comunicación y en la prensa internacional.

En España el diario El Mundo, del 09 de abril ha publicado un amplio artículo sobre el tema, en el cual indica que: New Yorker publicará en su edición del 17 de abril un reportaje del periodista y autor estadounidense Seymour Hersh, con importantes contactos en el Pentágono y los servicios de espionaje, quien asegura que los ataques de EEUU serían "nucleares".De acuerdo con Hersh, el presidente Bush y otros funcionarios de la Casa Blanca están inquietos con el Presidente iraní Mahmoud Ahmedinejad, al que en "privado califican de un nuevo Hitler".

El periodista Seymour Hersh no descarta en que Washington quiere librarse por la fuerza del actual régimen iraní y dijo que la supuesta acción militar de Estados Unidos contra Irán ha entrado en su fase de planificación operativa directa. En relación con la afirmación del ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, de que los rumores sobre un eventual ataque nuclear de EEUU contra Irán son 'una locura', Hersh dijo que hay que preguntarse cuánta información reciben de Washington los aliados europeos.

Si Teherán asegura que su programa nuclear está destinado a fines pacíficos y defiende su derecho de desarrollar la tecnología nuclear para cubrir sus necesidades en materia de energía y uso industrial, el presidente Bush y otros altos funcionarios de la Casa Blanca están determinados a evitar que Irán logre fabricar armas nucleares, porque no descartan que dicha tecnología puede ser desviada hacia fines militares.

Durante esta fase, mientras todo lo que se circula a través de los medios de comunicación no es nada más que "noticias sobre planes preparativos de un posible ataque a Irán", y es, al mismo tiempo algo que se puede entender como una serie de presiones sobre los persas, encima de los enormes esfuerzos diplomáticos en marcha por la parte de los EEUU y sus aliados europeos con los iraníes ; pero digamos que nadie está seguro de nada... ¿ son rumores o noticias dignas de credibilidad?, lo que deja el debate abierto sobre las verdaderas intenciones del Gobierno de Bush.

Sin embargo los analistas hablan ya de las consecuencias de un eventual ataque. Dan Plesch investigador asociado del Instituto de Estudios Orientales y Africanos de Londres, sostiene, como muchos, que la región puede arder. Nosotros añadimos que esta nueva crisis entre Washington y Teherán parece que de momento no tiene salidas ni soluciones mediante los esfuerzos diplomáticos y las vías pacíficas, pero si se recorre otra vez al uso de la fuerza militar, como ocurrió antes con Irak, las catástrofes, sin duda, serían incalculables y difíciles de imaginar.

El dossier nuclear iraní todavía está en las manos de OIEA y estas son las demandas que exige de Irán:
1) Debe nuevamente suspender todas las actividades de enriquecimiento y recuperación de uranio. 2) Debe reconsiderar la construcción de un reactor de agua pesada (esto le daría acceso a plutonio, otra ruta a una bomba atómica). 3) Debe ratificar e implementar el "protocolo adicional", lo que quiere decir inspecciones más estrictas, ya acordadas con el OIEA. 4) Debe, entre tanto, actuar en concordancia con ese protocolo adicional. A.Axdiri (Tiempos de cambio)