sábado, 7 de octubre de 2006

Las grandes potencias y el contencioso iraní

Tras mantener una reunión en Londres, los cinco miembros permanentes del Consejo más Alemania expresaron su "profunda decepción" por la negativa iraní a suspender su programa de enriquecimiento de uranio. El Consejo de Seguridad estudiará ahora sanciones políticas y económicas. La titular británica de Exteriores y anfitriona de la reunión, Margaret Beckett, leyó un comunicado conjunto en el que se expresa la voluntad del Grupo de los Seis de estudiar las "medidas" a tomar al amparo del artículo 41 de la Carta de Naciones Unidas, que permite la imposición de sanciones políticas y económicas. Beckett explicó que se había llegado a esa conclusión tras escuchar las explicaciones detalladas del negociador europeo, Javier Solana, que informó a los ministros de sus últimas e infructuosas gestiones en Teherán.

Fracaso del diálogo
La semana pasada finalizaron en Berlín sin acuerdos concretos las conversaciones entre el Alto Representante para Política Exterior y Seguridad de la Unión Europea y el negociador iraní en materia nuclear, Ali Lariyani. Solana reconoció que sus discusiones con Lariyani no habían conseguido resultados.Solana, que el viernes no hizo declaraciones en Londres, reconoció horas antes en París que sus discusiones con Lariyani no habían conseguido resultados en cuanto al punto "clave" de la suspensión del enriquecimiento de uranio.
De otra parte hay que mencionar que Rusia y China han expresado sus reservas a la aplicación de sanciones, que, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov calificó este jueves de medidas "extremas". [+]Source