martes, 3 de octubre de 2006

¿Clash de civilizaciones?

"Los que empezaron siendo casos aislados hace dos años, se están generalizando peligrosamente". Con esta frase empieza un artículo de opinión, ejemplo de lo que circula en la prensa europea (España) sobre la crisis religiosa y cultural entre occidente y el mundo islámico. Análisis y comentarios elaborados a partir de una perspectiva obviamente occidental, que quizás no refleja toda la realidad, pero que sí posiblemente expresa una tendencia creciente que se alimenta de algunos casos aislados como ejemplo de conflicto cultural o choque de civilizaciones.

Casos o incidentes polémicos aislados hasta el momento, desde el escándalo de las caricaturas danesas, hasta el reciente discurso polémico del Papa, incidentes o capítulos incesantes uno tras otro, que hacen que la ofensiva anti-cultural islamista ya no tiene límites. Ante esta creciente tendencia de orientación extremista, todas las partes tienen que ser prudentes, "si no apagamos la mecha ahora" y llamar a establecer vínculos de entendimiento y respeto mutuo, para bajar la tensión y evitar los riesgos de provocar reacciones negativas; porque no se descarta la posibilidad, en el futuro, de que los "choques" de civilizaciones y culturas" puedan llegar a desencadenar graves conflictos.

En la actualidad, ya tenemos en los conflictos religiosos y políticos un ejemplo vivo, si nos fijamos bien en los resultados de la guerra catastrófica que ha sacudido a toda la región en Oriente próximo en Líbano que enfrentó a los israelíes y los milicianos de Hizbolah, guerra que no llevó a nada más que odio y desastres en los dos lados y que desgraciadamente no llevó a ninguna solución, sin hablar de otra parte del infierno de la guerra en Irak entre las milicias de resistencia Iraquí y los soldados invasores, guerra que ha empeorado en general la situación en todo el Oriente Próximo.

De otra parte nos sorprenden varias cosas en estos comentarios que vienen ocupando más espacios sobre las páginas de los medios occidentales -como reacciones ciudadanas o opiniones escritas por algunos periodistas que no disponen de conocimientos básicos suficientes a la hora de comentar o hablar de asuntos del Islam, la poca información con la cual abordan algunos el tema de la fe musulmana, y concretamente sus fundamentos y sus reglas básicas, es irónico; en el pasado los orientalistas occidentales presentaron excelentes trabajos y ayudaron las dos culturas a entenderse mejor.

Hoy día, desde el Papa del Vaticano hasta los intelectuales, periodistas, políticos o simples ciudadanos occidentales, todos hablan del Islam como si fuesen verdaderos Imanes. Mientras que en el mundo islámico, sólo los expertos que se dedican a los estudios islámicos o los llamados ‘Olamas’ son los únicos que pueden hablar de temas sensibles basandose sobre 'el-Ijtihad’, método científico de proceder al conocimiento y a la verdad en el Fikh islámico y teología islámica, es decir sólo los especialistas en la materia pueden explicar los textos e interpretar el libro sagrado Corán y la Sunna, ‘textos fundamentales’ sobre los cuales se basa el Islam.

Sin embargo, intelectuales, investigadores, académicos universitarios en Occidente, hasta que no dominen bien la lengua árabe y la cultura musulmana, no pueden estar capacitados verdaderamente a aproximar la esencia del Islam o estudiar el Corán o la Sunna, sabiendo que siempre ha sido difícil tarea para los mismos grandes imanes musulmanes. Aquí cabe mencionar lo que caracterizaba los estudios orientalistas que históricamente jugaron un papel de gran importancia cultural en los estudios comparativos interreligiosos en Occidente como en el mundo islámico.

En el pasado hubo excepciones, Maxim Rodinson en su libro “Mahoma” profeta del Islam, posiblemente puede que sea como referencia, una verdadera excepción académica -aunque no reconocemos las conclusiones de su pensamiento- pero su trabajo, sí efectivamente merece mucho respeto. Pero si volvemos a nuestros tiempos de hoy, ciertos individuos incultos confunden el Corán con las obras clásicas, o los textos literarios de narrativa o teatro.

De todas estas discusiones de carácter mediático, pero de mayor importancia, para los musulmanes cultos, que saben mejor lo que es el Islam, religión de paz y tolerancia como lo explica el término mismo; ven claramente que si no reaccionan en el momento adecuado, para defender su doctrina amenazada, muchos dicen que si no reaccionan o no hacen nada, no tardarían los ataques en generalizarse, ataques que acabarían teniendo consecuencias o dimensiones má graves y peligrosas.

Porque si el Islam acepta crítica y discusión como otras religionjes y credos, como en el ejemplo que hemos dado del célebre orientalista Maxim Rodinson citado arriba; el resto no es igualmente así, lo que no aceptan, en absoluto, los musulmanes son los ataques a sus símbolos y su Doctrina sagrada, aunque actualmente se están notando casos aislados, pero si se propaga el fenómeno es posible que genere tensiones y conflictos catastróficos en el futuro. A.Axdiri / Opinión (Tiempos de cambio)