miércoles, 10 de mayo de 2006

PUTIN:Rusia quiere mantener
El "equilibrio" con EE UU
[El presidente ruso responde a las críticas de Dick Cheney que acusó a Moscú de recortar la democracia y chantejear a sus vecinos con la energía]

"El presidente ruso, Vladímir Putin, se ha dirigido hoy a la Duma y desde el estrado ha respondido, aunque sin mencionarlo, al desafío lanzado la semana pasada por el vicepresidente de EE UU, Dick Cheney". Putin ha anunciado un ambicioso programa de adquisición de “nuevos aviones estratégicos, submarinos y lanzaderas de misiles” para “edificar una casa sólida y segura” que permita conservar el "equilibrio estratégico". Además, ha puesto en solfa el respeto de la Casa Blanca por los derechos humanos.
"¿Qué queda del discurso sobre la necesidad de luchar por los derechos humanos y la democracia cuando se trata de conseguir los propios intereses? Entonces, pues, todo es posible, no hay ningún tipo de limitaciones". Es la respuesta de Putin a Cheney, que la semana pasada acusó a Rusia de haber retrocedido en las conquistas democráticas y de chantajear a sus países vecinos con la energía.
La reflexión de Putin continúa: "Como suele decirse, el compañero lobo sabe a quién se come, y se lo come sin hacer caso a nadie. Y, a juzgar por todo, no tiene la intención de escuchar a nadie". Además, ha dicho que cree que es " prematuro hablar del fin de la carrera armamentista", pues ésta actualmente "alcanza nuevo nivel tecnológico y amenaza con la aparición de todo un arsenal de las llamadas armas desestabilizadoras".
Desarrollo militar
Tras recordar que el presupuesto militar de Estados Unidos es, en cifras absolutas, casi 25 veces superior al de Rusia, Putin ha anunciado un incremento del gasto de para el Ejercito y muy en particular en desarrollo de armamento, que deberá alcanzar, al menos, la mitad del presupuesto total de Defensa.
"Ya hoy se trabaja exitosamente en la creación de armas de alta precisión y de ojivas con trayectoria impredecible para el enemigo potencial. Junto con los medios para superar los sistemas de defensa contra misiles, esos nuevos armamentos nos permitirán conservar el equilibrio estratégico de fuerzas", recalca.
El resto del discurso sobre el estado de la nación se ha centrado en cuestiones más domésticas. De manera muy especial el presidente ruso ha subrayado la necesidad de frenar la caída de la población. "Ninguna inmigración resolverá el problema demográfico de Rusia si no creamos las condiciones y estímulos necesarios par aumentar la natalidad en nuestro propio país", ha dicho tras proponer una serie de incentivos económicos para incrementar el número de nacimientos.
Agencias/Vía Link 10.05.2006