martes, 23 de mayo de 2006

Irak: la fragilidad del nuevo gobierno
Por Karim Hauser
Blair viajó a Irak para expresar respaldo al gobierno.El primer ministro británico Tony Blair aterrizó este lunes en Bagdad para demostrar su apoyo al nuevo gobierno iraquí.

Blair indicó que el establecimiento de un gobierno de unidad significa que ya no hay justificación para una insurgencia armada y que deshacerse de las fuerzas extranjeras está en manos de los iraquíes ."Si la preocupación del pueblo es la presencia de las fuerzas multinacionales, es la violencia la que nos mantiene aquí. Y es la paz la que nos permitirá partir", indicó Blair. Nuri al Maliki tiene nuevo gabinete desde el sábado y señaló que usará todos los recursos para lograr la estabilidad, incluyendo el uso de "máxima fuerza". Y lo que obtuvo parece ser una reacción de máxima fuerza por parte de los insurgentes este fin de semana, que resultó en al menos 22 muertos y varios ataques a la policía.
Diálogo indispensable

La violencia persiste en Irak
Maliki también indicó que está dispuesto a dialogar con estos grupos para que depongan las armas. Un enorme reto, en el que sus predecesores han fracasado, tanto Ibrahim al Jaafari como el primer ministro interino Iyad Alawi. De hecho, Maliki era el brazo derecho de Jaafari, por lo que asumir que trae "aires nuevos" a la forma de pensar del poder ejecutivo es erróneo.
Por ello, analistas como Khalaf el Manshadi, del periódico Al Manara en Basora, concuerda en que usar la mano dura no será suficiente.

"Cualquier gobierno en Irak que quiera ganar la batalla económica, la batalla social y la batalla contra el terrorismo tiene que comenzar por hablar con la gente que tiene armas en la mano".
Y añadió: "Hay que usar el diálogo con la gente nacionalista que rechaza la ocupación de Irak, pero estamos de acuerdo con el nuevo primer ministro en usar la fuerza máxima contra el terrorismo ciego, o sea aquellos que están matando por matar." Link (Vía BBC.News)