viernes, 19 de mayo de 2006

Crisis Nuclear Iraní
Irán: "La UE ofrece dulces por oro"
La Unión Europea planea ofrecerle a Irán un reactor nuclear de agua ligera.El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, desechó una propuesta europea de incentivos para que suspenda su programa nuclear.
Ahmadinejad se quejó de que los europeos se comportaran como si estuvieran lidiando con un niño de cuatro años, tratando de engañarlo para que entregara oro a cambio de nueces y chocolates.
El mandatario iraní le dijo a una multitud de seguidores que no había necesidad de incentivos; que Irán simplemente no aceptará una suspensión de sus labores nucleares después de haberlo hecho por dos años y haber pasado por una amarga experiencia.
Le advirtió además al Occidente que no debe forzar a los firmantes del Tratado de No Proliferación Nuclear a abandonarlo.
Los europeos están tratando de concebir una propuesta que describen como audaz para persuadir a Irán a que renuncie al programa de enriquecimiento de uranio.
Según informaciones, el Reino Unido, Francia y Alemania -las tres mayores potencias de la Unión Europea- planean ofrecerle un reactor nuclear de agua ligera.
Sin embargo, ya se había hecho una oferta tentativa similar en agosto que Irán rechazó de inmediato.
En ese entonces, uno de los negociadores iraníes preguntó sarcásticamente si Estados Unidos renunciaría a su programa de enriquecimiento si Irán le prometía a cambio camiones cargados de pistachos.
En Teherán muchos sospechan que el nuevo paquete busca animar el apoyo de Rusia y China, más que aterrizar un acuerdo con Irán. La Unión Europea planea ofrecerle a Irán un reactor nuclear de agua ligera.El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, desechó una propuesta europea de incentivos para que suspenda su programa nuclear.
Ahmadinejad se quejó de que los europeos se comportaran como si estuvieran lidiando con un niño de cuatro años, tratando de engañarlo para que entregara oro a cambio de nueces y chocolates.
El mandatario iraní le dijo a una multitud de seguidores que no había necesidad de incentivos; que Irán simplemente no aceptará una suspensión de sus labores nucleares después de haberlo hecho por dos años y haber pasado por una amarga experiencia.
Le advirtió además al Occidente que no debe forzar a los firmantes del Tratado de No Proliferación Nuclear a abandonarlo.
Los europeos están tratando de concebir una propuesta que describen como audaz para persuadir a Irán a que renuncie al programa de enriquecimiento de uranio.
Según informaciones, el Reino Unido, Francia y Alemania -las tres mayores potencias de la Unión Europea- planean ofrecerle un reactor nuclear de agua ligera.
Sin embargo, ya se había hecho una oferta tentativa similar en agosto que Irán rechazó de inmediato.
En ese entonces, uno de los negociadores iraníes preguntó sarcásticamente si Estados Unidos renunciaría a su programa de enriquecimiento si Irán le prometía a cambio camiones cargados de pistachos.
En Teherán muchos sospechan que el nuevo paquete busca animar el apoyo de Rusia y China, más que aterrizar un acuerdo con Irán. Frances Harrison (BBC, Teherán)