sábado, 20 de mayo de 2006

¿Periodismo blog?
Jesús Miguel Flores Vivar*
Los que vivieron la revolución francesa o la época industrial, no pidieron vivir en esos tiempos, simplemente, les tocó vivir en esas épocas con sus consecuencias y sus vicisitudes. Los que vivimos la revolución de las tecnologías de la información y la comunicación, tampoco lo hemos pedido. Y aquí esta el quid de la cuestión: o nos adaptamos y evolucionamos junto a la nueva era de la información o nos quedamos al margen de esta revolución.

Una revolución que afecta a toda la sociedad en su conjunto, pero que tiene mayor incidencia en el periodismo y en los medios. La profesión periodística y su relación con las tecnologías de la información, abanderadas por la creciente expansión de Internet, es motivo de estudio, análisis y debates entre investigadores y expertos profesionales del periodismo y la comunicación a través de diferentes eventos cuyo fondo es el contexto de los nuevos medios y formas de comunicación.
El periodismo, ante la omnipresencia de las tecnologías de la información e Internet, arrastra su concepto y se convierte en un nuevo periodismo: en un ciberperiodismo, que trastoca no sólo los contenidos, sino también la forma de cómo se presentan esos contenidos.

La nueva audiencia o los nuevos lectores, inmersos en una cultura digital están cambiando el modelo periodístico tradicional. Hasta hace poco, sólo el periodista y/o el medio decidían qué era noticia y lo publicaba. Hoy, muchas noticias, independientemente de su veracidad o no, son proporcionadas por personas que no tienen nada que ver con el ejercicio del periodismo o del rol de informar, pero que, sin embargo, emiten opiniones, informan, narran y publican hechos, arrebatando así la función que identifica al periodista. Esa audiencia que participa crece de manera exponencial en la Red ante la aparición de ese nuevo fenómeno conocido como blog, weblog o bitácora.

Los blog se crean y expanden en la Red a un ritmo vertiginoso. Son páginas digitales con direcciones web propias, elaboradas por personas que apenas tienen unos mínimos conocimientos informáticos, y que, en la mayoría de los casos, no tienen nada que ver con el periodismo y la comunicación. El fenómeno blog, que nació en EE UU, conforma la nueva audiencia de la Red que, al mismo tiempo, intercambian opiniones, “hablan” y ejercen influencia. Millones de internautas que crean un blog constituyen un nuevo segmento de la población y audiencia apetecible de pertenecer o entrar en él, no sólo por los medios sino por organizaciones de todo tipo: partidos políticos, empresas, corporaciones, etc.

Este es uno de los motivos por los que, en Estados Unidos, y en otros países como España, empiezan a darle debida importancia. No dudan en contratar a expertos profesionales del blogging (el acto de publicar y mantener un blog constantemente) como nuevos estrategas en los procesos de comunicación e información.

Los medios de comunicación empiezan también a adaptarse a este nuevo medio (recurso, canal o herramienta) y no dejan pasar el momento para crear sus propias bitácoras haciendo que sus periodistas ejerzan un tipo de periodismo alternativo dentro de ellos.

Estamos asistiendo pues, a una nueva concepción del periodismo que difiere del modo tradicional. Con los blogs se produce un verdadero feed back de la comunicación, transformando el periodismo en un concepto más interactivo. Se rompe el modelo unidireccional (uno a muchos), atraviesa un modelo bidireccional (uno a uno) para acabar en un modelo multidireccional (muchos a muchos).

El periodismo de blogs se ha convertido en el tema central a analizar y debatir por investigadores y expertos profesionales del llamado ciberperiodismo, en jornadas, seminarios y congresos. El debate está cantado.
------------
* Profesor de la UCM y coordinador del observatorio de Periodismo en Internet