viernes, 10 de abril de 2009

La CIA desmantelará sus prisiones secretas

El director de la CIA asegura que se cerrarán todos los centros donde se interrogaba sospechosos de terrorismo. A pesar de ciertas decisiones importantes como esta, en realidad, todavía no se puede hablar de cambios importantes o notables en general, pero ya se nota que el presidente Barack Obama está intentando efectuar numerosos cambios desde su llegada a tomar las riendas del poder en EEUU. La nueva administración se enfrenta a tantos retos en múltiples dominios, y no parece que será fácil dar un giro completo hacia lo que se esperaba de las nuevas iniciativas políticas del nuevo Gobierno tras la herencia de Bush…pero poco a poco da la impresión que tanto al interior de EEUU como al exterior se nota que la puesta en marcha de nuevos mecanismos empiezan a dar la buena señal que por lo menos se está intentando cambiar algo, aunque hasta ahora nada está asegurado… a la nueva administración le espera tanto trabajo colosal.

La CIA desmantelará las prisiones secretas donde los sospechosos de terrorismo eran interrogados con técnicas que incluían el ahogamiento simulado, según anunció este jueves el director de la agencia, Leon Panetta. La decisión tiene relación directa con la orden emitida en enero por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que prohíbe los interrogatorios violentos y ordena que los emplazamientos secretos de detención sean cerrados.

En una carta dirigida a los empleados de la agencia a la que ha tenido acceso Reuters, Panetta explica que ha apartado a las personas contratadas para realizar los interrogatorios, algo que pedían influyentes miembros del Congreso estadounidense, que los califican como una invitación al abuso. "La CIA ya no opera en instalaciones de detención o 'black sites' (sitios negros) y ha propuesto un plan para desmantelar los lugares restantes", escribie el Panetta.

Las actualmente vacías prisiones secretas, ubicadas en países no identificados, eran utilizadas para detener a sospechosos que fueron capturados en la "guerra contra el terrorismo" lanzada por el ex presidente de Estados Unidos George W. Bush después de los ataques del 11 de septiembre de 2001. Los tres sospechosos que la CIA ha reconocido que fueron sometidos a ahogamiento simulado, maniobra que busca inducir pánico y que ha sido ampliamente criticada como una forma de tortura, fueron interrogados en ese tipo de lugares.

Según Panetta, la CIA continuará interrogando a los sospechosos si es necesario, pero utilizará un "estilo de interrogatorio a través del diálogo, que es completamente consecuente con las propuestas autorizadas y enumeradas en el manual de la Fuerza Armada (Army Field Manual)", que prohibe técnicas violentas. "Los funcionarios de la CIA no tolerarán y continuarán informando inmediatamente de cualquier conducta inadecuada o acusaciones de abuso. Eso se mantiene tanto si el sospechoso está bajo custodia de un compatriota estadounidense o de un servicio de enlace extranjero", asegura.