miércoles, 5 de noviembre de 2008

Obama y los vientos de cambio

Con Obama, ya elegido Presidente de EEUU, tras unas elecciones históricas y difíciles... por fin algo que nos llena de tanta felicidad y de gran esperanza. El pueblo americano consciente de los problemas actuales dentro y fuera del país, asimismo consciente de su responsabilidad electoral, no ha ahorrado esfuerzo en dar su apoyo al político que puede cambiar el destino de ese gran país que es América. El enorme impacto de la elección del primer presidente y político negro en la historia del país, sin duda hará correr mucha tinta, y quizá será inscrita y recordada como la noticia más importante y también sorprendente de estos turbulentos tiempos.

Obama lo ha conseguido. En medio de una expectación mundial, los estadounidenses han aceptado el reto de cambio propuesto por el candidato demócrata a la Casa Blanca al otorgarle una clara victoria en las elecciones celebradas este histórico martes, 4 de noviembre, en Estados Unidos. Poco ha podido hacer su rival republicano, John McCain, frente al entusiasmo generado por el mensaje de esperanza lanzado por el candidato demócrata durante su campaña, una de las más brillantes que se recuerdan en EEUU.



Aunque los sondeos, que desde el principio de las elecciones, dieron a Obama significativas ventajas y supremacía incontestable frente a su rival MacCain, la victoria de los demócratas ebcabezada por Obama, era hasta ayer impensable por que nadie podría saber lo que iba a resultar de las elecciones a la gran escala tanto geográfica como política y racial de una gran nación moderna llamada Estados Unidos. Y si los republicanos y con ellos el veterano candidato a la presidencia MacCain, esperaban a que se produzca un milagro, ese milagro no se produjo ayer. (A.D)

Discurso de la victoria de Obama

Comparte esta noticia

Digg!

1 comentario:

hmida dijo...

Mucha félicidad, séguro! Mucha esperanza, si ...Pero lo temo mucha disulicion si Obama no réaliza lo minimo en el minimo de tiempo!

"Laissons le temps au temps" como décia Mittérand!