martes, 28 de octubre de 2008

Intentan asesinar a Barak Obama

No puede ser. ¿ Y por qué intentan eso? No obstante, aunque sólo le quedan hasta enero pocos días en el poder, la violencia de la actual administración americana parece que no tiene límites. Los republicanos quieren llegar al poder otra vez pese a los fuertes vientos de cambio anunciados por Obama y los demócratas. La campaña electoral no puede continuar de manera tradicional como en el pasado. Bush y los que apoyan a los Neocons piensan que pueden hacerlo mejor a su manera. El terrorismo político no es una filosofía nueva o algo ajeno a la política de Bush y los Neocons que lideran el partido republicano.

Las estadísticas durante estas elecciones son un poco más que exagerdas, parecen como injustas desde la perspectiva republicana. Barak Obama ya es favorito para ganar las proximas elecciones que tendrán lugar dentro de una semana. La deseperada campaña de los republicanos ya no tiene otra alternativa. Pasar de las palabras a los hechos... táctica que quizás sería el mejor método de poder llegar al poder. Sin duda, y en breve, estas elecciones del próximo noviembre en Estados Unidos, serán históricas en todos los sentidos de la palabra.

Tiempo informa
El presunto complot para matar al candidato demócrata a la Casa Blanca, el jueves, durante su discurso de investidura, no constituía una "amenaza creíble", indicaron ayer, responsables estadounidenses citados por la cadena CNN.

Tharin Robert Gartrell. Un simpatizante neonazi entre los arrestados. Tres personas fueron arrestadas el lunes de noche en Denver sospechosas de querer matar a Obama el jueves durante su discurso en el nombramiento como candidato del Partido Demócrata a las elecciones de noviembre, en el estadio Invesco Field, donde se espera a 75.000 personas.

Las autoridades de la oficina del fiscal general de Estados Unidos están "absolutamente seguras de que no hay una amenaza creíble sobre el candidato", reportaba ayer la cadena de televisión.

El director de comunicación de Obama, Robert Gibbs, indicó ayer que ningún cambio se había hecho en el programa, y se negó a hacer comentarios sobre la investigación en curso.

El caso empezó el domingo, cuando la Policía arrestó a un automovilista sospechoso de conducir ebrio. Las autoridades descubrieron en su vehículo dos rifles, walkie-talkie, un visor telescópico, un chaleco antibalas, municiones y metanfetamina, una droga muy potente.

Un funcionario estadounidense citado por la cadena aventuró que quizás no era más que un "iluminado que alucinaba bajo los efectos de la droga y que se hablaba a sí mismo".

Este arresto condujo a otros dos, entre ellos el de un simpatizante pro-nazi.

El presunto complot es investigado por el "Secret Service", agencia federal mandatada por el Congreso que coordina la seguridad para la convención demócrata que empezó el lunes en Denver, y que colabora con 55 agencias gubernamentales incluidos el FBI y la CIA.

Barack Obama es el candidato que más tempranamente recibió la protección del "Secret Service" en la historia de las campañas electorales estadounidenses.

MCCAIN Y HITLER

El fundador del centro judío Simon Wiesenthal, fustigó a la reina del pop Madonna por haber comparado al candidato republicano John McCain con Adolf Hitler, lo cual calificó como "un insulto a todos los estadounidenses, tanto demócratas como republicanos".

"Como alguien que ha criticado fuertemente los intentos de calificar a Barack Obama como un extremista musulmán, creo que el intento de Madonna de comparar a John McCain con Hitler se pasó de la raya y es un insulto a todos los estadounidenses, tanto demócratas como republicanos", dijo el rabino Marvin Hier, fundador del centro Wiesenthal. "No deberían tener lugar en los discursos políticos y sociales de la cultura estadounidense tales distorsiones y mentiras que, seguramente serán vistos por cientos de miles de jóvenes alrededor del mundo", señaló Hier.

El ataque ocurrió durante la canción "Get Stupid", cuando en la proyección de un video de advertencia contra la destrucción del planeta se pudo ver al candidato republicano en una veloz sucesión de imágenes que también incluía a Hitler y al presidente de Zimbabue Mugabe. Hacia el final de la canción, aparecieron fotos de Gandhi. Lennon, Al Gore, y Barack Obama.