domingo, 13 de marzo de 2011

El peligro que viene de Fukushima

Terremoto en Japón: ¿Qué pasa en la central nuclear de Fukushima?

La alarma nuclear en la central de Fukushima tras el devastador terremoto que ha sufrido Japón ha desatado el pánico entre la población y las dudas sobre las posibilidades de más explosiones y escapes. De momento, las autoridades japonesas han admitido que ya ha aumentado la radiación en la zona, y los ecologistas alertan de que la situación es grave. Desde Ecologistas en Acción explican lo que está pasando en la central de Fukushima y cómo funciona... Leer más


Diez puntos para entender Fukushima

Como parte de la emergencia ante el terremoto ocurrido en Japón, la operación en varias centrales nucleares tuvo que ser suspendida. Al suceder esto es crítico disipar la energía térmica producto del proceso nuclear que se lleva a cabo dentro del reactor.

El tipo de reactor usado en Fukushima es similar al de Laguna Verde. El fallo en los sistemas de refrigeración ha hecho que como medida excepcional se utilice agua de mar y ácido bórico. Esto es para disipar el calor y detener la reacción en cadena.

El problema principal en el caso de Fukushima es que se habrían lanzado a la atmósfera cesio y yodo. El cesio interfiere en el metabolismo del potasio (que regula los impulsos nerviosos en el cuerpo) y el yodo es parte central de las hormonas que se producen en la glándula tiroides, como las del crecimiento.

La particularidad del cesio y el yodo radioactivos es que la radiación que emiten es inocua, mientras se encuentren fuera del organismo. Dentro de él pueden causar daños.

Por eso como medida preventiva se entregaron pastillas de yoduro de potasio a la población que pudo haber estado expuesta, con la finalidad de eliminar los elementos radiactivos que pudieran haber entrado a su cuerpo.

Fukushima, si se buscara alguna comparación no es Chernobyl, sino es más cercano al accidente de Three Mile Island en 1979 en Estados Unidos: http://goo.gl/Skaq.

Japón ha seguido al pie de la letra los protocolos en este caso de emergencias. Eso no significa que la situación actual sea sencilla, pero es manejable.

Dos aspectos importantes sobre la exposición: el tiempo y la intensidad. Las notas hacen referencia a 1 015 miliSievert por hora en la planta de Fukushima. Esta medida describe la dosis de radiación que una persona promedio recibiría y los efectos biológicos relacionados a ella.

Los 1 015 miliSievert implican que la persona expuesta perdería el cabello y sufriría náuseas. La exposición de una persona promedio al año ronda los 2 miliSievert.

La dosis de radiación absorbida depende también de la distancia. A mayor distancia, menor dosis. Es por eso que se ha decretado una zona de evacuación a 20 km de la planta.

Fuente: Artículo publicado aquí