martes, 19 de junio de 2007

Negociaciones difíciles

En Manhasset, cerca de Nueva York, Estados Unidos, se ha iniciado la primera fase de una nueva ronda de negociaciones entre Marruecos y el frente Polisario, con la participación de Argelia y Mauritania. La delegación marroquí como ha informado MAP está compuesta por el ministro del Interior, el presidente del Consejo Real Consultivo para los Asuntos del Sahara (CORCAS) el ministro delegado para Exteriores, el director general de Estudios y Documentación (DGED) y el embajador de Marruecos ante la ONU.

El frente Polisario informó que la delegación saharaui encargada de reanudar el diálogo con Marruecos en las afueras de Nueva York es la misma que participó en 1997 en las negociaciones que dieron lugar a los acuerdos de Houston, por los que las partes se comprometieron ante la ONU a desbloquear el proceso de identificación electoral para celebrar el referéndum con las opciones de la independencia o la integración en Marruecos que habían aceptado en 1990.

El subsecretario general de la ONU encargado de Asuntos políticos, Lynn Pascoe, ha declarado que "Estas negociaciones marcan el inicio de una nueva fase en la búsqueda de una solución sobre el Sahara Occidental". Pascoe, que intervino en nombre del Secretario General de la ONU, invitó a las partes a "proceder de buena fe y a establecer una atmósfera de confianza mutua", y subrayó el firme compromiso de la ONU de aportar su apoyo a las negociaciones.

Pascoe añadio en su discurso que marca la apertura del diálogo: "que la situación actual en los territorios saharauís es "intolerable" y el conflicto del Sahara “debe llegar a un fin a través de una solución mutuamente aceptable que permitirá la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental”."Es el momento de encontrar una solución. Les deseamos suerte y reiteramos nuestro compromiso a apoyar este proceso de la mejor forma posible", sentenció Pascoe.

Respecto a estas negociaciones que se mantienen durante esta primera ronda de dos o tres días en Manhasset, el representante del Frente Polisario advirtió de que "si Marruecos insiste en que su proyecto (de autonomía) sea el punto de partida de las negociaciones, las condenará al fracaso" y, en este sentido, subrayó que "en caso de que fracasen las negociaciones, los saharauis se verán obligados a defenderse por sus propios medios y, por consiguiente, volver a la lucha armada", añadió.

España no participará en estas negociaciones directas que fueron iniciadas entre Marruecos y el Frente Polisario en las afueras de Nueva York por "expreso deseo de las partes" pese a haber sido invitada por el secretario general de Naciones Unidas. Tampoco lo hará ninguno de los otros cinco países que forman el Grupo de Amigos del Sáhara (Estados Unidos, Francia, España, Reino Unido y Rusia), quienes también recibieron la invitación de Ban Ki Moon, tal y como anunció el secretario general en su reciente visita a España.

El secretario general de la ONU debe presentar un informe al Consejo de Seguridad antes del 30 de junio sobre los resultados de estas negociaciones que se celebran en conformidad con la resolución 1754 del Consejo de Seguridad, aprobada a finales de abril pasado.

Ahora bien, todavía es demasiado temprano hablar de los horizontes hasta ahora abiertos a todas las probabilidades o sea los "resultados que se puedan alcanzar". Algunos analistas no esperan que se produzcan milagros en estos momentos de la iniciación del diálogo durante estos primeros contactos directos, incluso valoran que Argelia siempre será la parte que intenta obstaculizar de pactar una solución con Marruecos- como lo hizo en el pasado, pese a las buenas intenciones de Marruecos o la buena fe del Polisario.

No obstante esta fase de romper el hielo y sentarse juntos a dialogar alrededor de la mesa de las negociaciones es un buen primer paso en el largo camino que tienen que recorrer juntos, Marruecos, POLISARIO y Argelia para llegar a un acuerdo que pueda satisfacer a todos. Las partes implicadas en este largo conflicto del Sahara, si quieren avanzar hacia una solución aceptable tienen que apartarse del antagonismo que les ha dejado alejados mientras la situación política sigue siendo crítica y mientras el pueblo saharaui sigue viviendo momentos difíciles.
-----------------
Comparte esta noticia
Digg!