miércoles, 13 de junio de 2007

El sueño

En realidad, no se sabe exactamente cuando ni cómo nació la idea original o el sueño imposible- hasta ahora- de unir las dos orillas del Mediterráneo a través del Estrecho de Gibraltar. En Marruecos el rey Hasan II, quién había dedicado parte de su esfuerzo al proyecto -que él en su vida soñaba de realizar junto con España- y que la idea nunca se apartó de su imaginación durante su reinado, quería participar a la construcción de un enlace parecido al del túnel que se construyó bajo el Canal de la Mancha que unió Europa con Gran Bretania, siempre había insistido que "pese a todos los obstáculos" el grandioso proyecto podría ser realizable un día.

En ocasiones múltiples, durante los intercambios de visitas mutuas y diálogo entre Rabat y Madrid, el rey Hasan II, nunca había cesado junto con el rey Don Juan Carlos y los jefes del Gobierno español, de promocionar la idea de poner en marcha un enlace fijo a través del Estrecho. A pesar de los desafíos naturales que presenta el tumultuoso estrecho gibraltareño, los dirigentes de los dos países vecinos, siempre expresaron su deseo de realizar el "sueño" y poner en marcha las obras de un proyecto colosal: Unir África con el continente europeo con la construcción de un enlace fijo (puente o túnel) a través del Estrecho de Gibraltar.

El proyecto como puedo recordar, siempre se había enfrentado en el pasado, hace más de una década, a un sinfín de obstáculos y retos muy complicados de caracteres diversos, no solamente debido a los desafíos que presentan las fuerzas de la naturaleza o las corrientes de aguas y las grandes profundidades del estrecho o problemas de orden geopolítico, sino que también de orden administrativo y financiero entre otros elementos que aparentemente no favorecen hoy- como impidieron antes- la realización del ambicioso proyecto. Falta una simple interrogación: ¿Será posible que este sueño se convierta un día en realidad?

Acerca de este tipo de proyectos no es suficiente sujetarse a las grandes ambiciones, aunque sean ambiciones de generación tras generación. Unir Europa con África o realizar un proyecto de este género no consiste en la idea de la construcción de un enlace fijo entre los dos continentes. No es posible dejarse llevar por los sueños románticos. La realidad en este caso es diferente. Obviamente la última palabra en lo que concierne grandes proyectos como el de un túnel bajo las profundidades del estrecho de Gibraltar no la pueden tener dos países pese a todas sus buenas intenciones y capacidades, tampoco se puede alcanzar pese a los esfuerzos que se pueden conjugar o concebir mutuamente entre España y Marruecos. Del otro lado, siendo España miembro de la Unión Europea, implica directamente al país vecino a la hora de tomar grandes decisiones y asumiendo su responsabilidad dentro de la UE.

En este sentido ha desembocado la presentación de este proyecto de grandes dimensiones durante una ceremonia celebrada al margen del Consejo de ministros europeos de Transporte, celebrada en Luxemburgo. La ministra española de Fomento y el ministro de marroquí de transporte presentaron los planes de un doble túnel ferroviario de 38,7 kilómetros de longitud a través del Estrecho de Gibraltar, de los que 27,7 kilómetros discurrirán bajo el subsuelo submarino a una profundidad de 400 metros.

La ministra española insistió en que el proyecto constituye una iniciativa "muy importante" y por ello se espera que tenga una "buena acogida" por parte de la UE y llamó a esta última a participar en este proyecto que conectará Europa y África y que favorecerá el acercamiento y los intercambios económicos entre ambos continentes.

Por su parte, el comisario europeo se felicitó por esta iniciativa marroquí-española y subrayó que este proyecto merece concederle la atención necesaria. El responsable europeo añadió que la Comisión Europea examinará este proyecto que puede ser retenido como importante eje en la política de vecindad de la UE.

El ministro marroquí, en su intervención, destacó que el proyecto de un túnel por debajo del estrecho de Gibraltar es un proyecto federalista de fuertes ideas en torno al eje de la cooperación y el desarrollo que generarán estabilidad y paz para toda la región. Marruecos y España se comprometieron con fuerza para dar un gran impulso a los estudios, cuyo ritmo de desarrollo es muy satisfactorio.

--------------
Comparte esta noticia
Digg!