martes, 18 de enero de 2011

Túnez, el día después

“El dictador ha huido de Túnez, pero la dictadora sigue ahí”, este es el que quizá será el más corto relato y no ese muy célebre en toda América latina :"¡Cuando despertó el Dinosaurio todavía estaba ahí!"de Augusto Monterroso. La revolución de Túnez sucede en momentos difíciles sin liderazgo claro, sin orientación fijada de antemano y sin coordinación política. Hasta el día de la huida espectacular de Ben Ali nadie creía en la victoria de la movida de las masas tunecinas. Nadie creía que la lucha de los jóvenes desempleados podría por su impulso furioso y las constantes protestas callejeras llegará a derrocar al dictador Ben Ali. Por eso la nueva historia de Túnez que se inicia hoy, es y será –sin duda- una historia de lucha de liberación continua. El paso hacia la "democratización" de Túnez sin duda no será fácil. Los hombres y mujeres de la dictadura que duró 23 años del régimen Ben Ali pueden intentar volver.

"Todos los líderes árabes contemplan a Túnez con miedo”, son las palabras de un comentarista egipcio. “Todos los ciudadanos árabes observan a Túnez con esperanza y solidaridad”.
La Revolución de Túnez ya ha sorprendido a todos. Su brillo empieza a iluminar mucho más allá de las fronteras de este pequeño país magrebí, dando confianza y también la esperanza a las clases oprimidas de los diferentes países de la región para seguir el ejemplo de Túnez. Para los observadores: será mucho mejor y más civilizado seguir el ejemplo de la revolución juvenil tunecina que el uso de la fuerza militar y tropas mediante invasiones y guerras como ha sucedido en Irak y Afganistán, sin entrar en detalles.

El día después de la revolución de Túnez se anuncia difícil. El destino de Túnez no está claro dado la situación tras la primera victoria en la batalla que sólo abrió paso a los cambios posibles que pueda permitir una una verdadera transición. La que ya ha sido bautizada como “La revolución de jazmínes” es una revolución sin un liderazgo claro, y de ahí surgen dudas acerca de una nueva era que se anuncia difícil. Más que esto se traduce en que "el rédito político de las revueltas se lo están llevando otros" principalmente los partidos que hasta ahora han estado en la oposición dudosa del régimen totalitario anterior, tras haber vivido en una situación de represión constante con Ben Alí en el poder, qué iniciativas reformistas tienen hoy esos partidos creados y formados en la sombra de Ben Ali. Ninguno de ellos ha jugado un papel relevante en las revueltas.

¿Cómo será el día después? ¿Habrá democracia en Túnez? Esta es la pregunta que está en la boca de todos. Los retos son múltiples: primero hay que restaurar las libertades civiles básicas, la libertad de expresión, una justicia independiente, limpiar la economía de la corrupción, educar a las fuerzas de seguridad en el respeto a los derechos humanos... Poner fin a un Estado policial.Etc Como se espera ver toda una serie de reformas antes de organizar las primeras verdaderas elecciones libres en ela historia del país-, aunque primero habrá que reformar la ley electoral y acabar con los símbolos de era de Ben Ali y erradicar el partido único RCD para que nunca pueda volver al poder. Las primeras horas del día después serán horas cruciales en vista de iniciar una verdadera transición democrática, los líderes políticos que empiezan a volver del exilio saben lo que les espera.