sábado, 13 de octubre de 2007

Una pesadilla sin fin

La guerra de Irak "es una pesadilla sin fin"
Ricardo Sánchez, el teniente General retirado, dice que la guerra de Irak "es una pesadilla sin visos de fin causada por el "fracaso de liderazgo". el ex jefe de las tropas estadounidenses en Irak, el teniente general retirado Ricardo Sánchez, “afirmó hoy que la misión militar en ese país "es una pesadilla sin visos de fin causada por el "fracaso de liderazgo".

En un encuentro con periodistas que cubren asuntos militares, según Efe y las agencias. Sánches dijo además que el envío adicional de tropas al país árabe, ordenado por el presidente George W. Bush a principios de año, es "un intento desesperado" de su Gobierno y que, por ahora, la mejor opción sería evitar una derrota.

La guerra, iniciada en marzo de 2003, "es una pesadilla sin visos de fin", aseguró Sánchez e indicó que, a su juicio, Estados Unidos no tiene más remedio que mantener una presencia militar en Irak "en un futuro previsible" porque de lo contrario corre el riesgo de sumir al país en el caos.

Los analistas, acerca de esta guerra, desde el inicio de la ocupación han apuntado que allí en Bagdad y en el resto del país árabe, las cosas se volvieron más feas dado que las mejores estrategias para ganar la guerra de la ocupación ahí, se convirtieron en las peores…. Esto es lo que ya ha sucedido de hecho y, la misión militar en Irak ha sido una catástrofe continua a lo largo de los cuatro años y medio que perdura la guerra.

El general estadounidense lo ha dejado bien claro:” esta guerra no puede conducir más que a una derrota y sumir el país en el caos. Nosotros añadimos con él,"es inaceptable porque no favorece a nadie, ni a la imagen de los Estados Unidos, ni a su política en la región del Oriente Medio.

Las constataciones del general retirado Ricardo Sánchez, no parece, que puedan llegar a convencer a los políticos en Washington que hasta ahora no quieren cambiar sus posturas, todavía creen que la victoria es posible y por eso prefieren escuchar a sus generales en el servicio bajo sus mandos en los terrenos de combate- en referencia aquí al informe del general Patreaus- después de haber presentado su informe, Bush insistiendo aseguró, que son ellos- los jefes militares que deciden siendo los que mejor conocen como se desarrollan las operaciones sobre el terreno de las confrontaciones en Irak y no los políticos, claro se trataba de Patraeus.

Quizás, ni Bush ni su administración, en realidad, prestaron o prestan atención a las declaraciones de los militares o las terribles noticias diarias y los informes negativos que les llegan de Irak, ellos, como parece no quieren saber nada; que hablen, que griten...al cielo. Es el Jefe de la Casablanca el responsable y es él quién manda, digan lo que digan los generales, los servicios de inteligencia, los encargados de asuntos de Irak o los medios de comunicación.

La guerra de Irak es una Guerra de ocupación sin otros objetivos claros, que se ha convertido en una pesadilla sin fin a la vista –hasta cuándo va a continuar y hasta qué límites puede llegar -pese a los riesgos catastróficos que supone su coste material y en vidas humanas-, es absurdo, pero los líderes políticos en Washington prefieren seguir hacia adelante aunque saben que ya es una guerra perdida.
Comparte esta noticia
Digg!