domingo, 5 de junio de 2011

Movimiento 20 de febrero:“Todos a la calle, mañana domingo”

Hoy es sábado 4 de junio, Marruecos no duerme, los Leones del Atlas o sea la selección marroquí de fútbol ganó a Argelia, con el resultado esperado o inesperado, pero si sorprendente de 4 a 0. Ya es la 1h y 42m, todavía la calle no duerme.Los marroquíes lo están celebrando locamente, quizás la noche será larga y sin fin. La victoria es histórica, los pitos y los gritos no cesan, no cesarán, la celebración continuará sin duda hasta la madrugada, hasta el fin de la noche...Pero mañana es domingo y los indignados de 20 de febrero aquí en Marruecos ya tienen su cita para salir a calle a protestar. El fútbol es mucho pero no es todo.

Pasaron ya 3 meses y medio desde que comenzó la intifada juvenil en Marruecos. El movimiento de 20 de febrero ya es una nueva realidad a pesar del silencio de los medios internos y externos y, más que una nueva realidad política, es un movimiento de esperanza y de cambio y cómo no, es un movimiento que promete tanto en un país donde El makhzen domina y controla todo, ¿pero hasta cuándo?. El debate, la organización, los objetivos, incluso la polémica y las divisiones entre los jóvenes que lideran el 20 de febrero, todo y todo es objeto de discusión y intercambio de opinión, se está avanzando poco a poco. Se nota que estos jóvenes no cesarán de luchar hasta la restauración de la verdadera democracia en el país. La discusión o la cultura revolucionaria se está circulando por los medios libres e incluso la nueva realidad se ha extendido a los medios gubernamentales; claro con intentos de manipulación absurda y sin sentido. Con el paso del tiempo cada lado se prepara para lo peor o sea lo inevitable, el choque, "o nosotros o ellos" El makhzen ya ha cambiado de estrategia durante las últimas dos semanas. Ya hay una víctima mortal entre los manifestantes.

El régimen marroquí como los demás en la zona no tiene múltiples opciones, quienes han tomado la calle quieren cambios, dicen que no es tiempo de promesas o discursos, es tiempo de acción, es tiempo de convencer con los hechos y no con dulces palabras y promesas en el aire desde el lado gubernamental, el hartazgo ha llegado a su límite y la indignación, el malestar hacen que las cosas pueden explotar como en otros países de la zona. La situación aquí no es tan diferente.Marruecos no es una excepción como se cree. La ola de la revolución que viene de Oriente puede llegar a Marruecos, si no ha llegado ya.