jueves, 7 de enero de 2010

La máquina del miedo otra vez en marcha

El Presidente Obama tras cumplir- casi un año- en el poder, de vuelta a Casa Blanca de sus vacaciones navideñas pasadas no tranquilamente- por supuesto- en Hawai (porque constantemente durante su estancia, aunque lejos de Washington, pero obviamente no lejos de los sucesos y las malas noticias... porque no cesaron de llegarle, desde el interior como del exterior, del lejano Oriente, de Afganistán donde la CIA recibió un duro golpe (7 agentes u oficiales murieron en un ataque suicida) hasta el aeropuerto de Detroit donde se pudo evitar gracias a Dios otra catástrofe terrorista. En apariencia como incidentes aunque no de considerada gravedad, pero en las esferas de seguridad nacional americana eran suficientes para despertar los diablos del terrorismo, de ahí por tanto se pudo deducir que es imperativo aumentar las medidas de seguridad para evitar las amenazas o ataques posibles.

Es el momento oportuno para Obama de poner en marcha la máquina del miedo. Estaba parada, parece, un año tras la salida de Bush del poder y la venida del presidente actual. El presidente americano - durante la navidad- fue sacudido por una oleada de críticas internas, de sus opositores republicanos en gran parte, salió de ataque para defenderse contra los que le acusan de "dejadez o de incompetencia", de repente ordenó tomar medidas para mostrar- a todos- que él - incluso puede hacer mejor que Bush-. Entre las urgentes medidas de seguridad tomadas de hecho, ordenar poner en marcha los escáneres en aeropuertos y fronteras de EEUU, como de inmediato ordenó tomar medidas de control para los pasajeros procedentes de 14 países, la (mayoria de ellos países árabes e islámicos) al mismo tiempo no tardó de comunicar a sus aliados europeos de unirse a aplicar las mismas medidas de seguridad aérea en los aeropuertos y fronteras del continente europeo.