domingo, 22 de febrero de 2009

El sexo desgasta a la CIA

Cuando estuvo sentada en el sofá de su salón, Andrew Warren, de 42 años, director de la oficina de la CIA en Argel, preguntó a V2 si le dejaba hacerle una foto con su móvil. Después le sirvió un vermut con sabor a manzana y al poco rato se fue a prepararle otro en la cocina, pero esta vez ella le siguió. Warren puso entre sus manos una bandeja de galletas saladas y le pidió que las llevase al salón mientras él acababa de verter la bebida.

V2, el nombre que los investigadores dan a la víctima, había trabado amistad con Warren meses antes en El Cairo, la ciudad en la que reside junto con su marido, un español. Por eso posee la nacionalidad española además de la argelina. El estadounidense era el jefe de la CIA en Egipto hasta que en septiembre de 2007 fue trasladado a Argel. Antes había estado destinado en Kuwait y en Washington, donde trabajó para el servicio de escuchas de la National Security Agency.

Se formó en las universidades de Indiana y Norfolk State estudiando la historia de Oriente Próximo y el árabe. Es afroamericano y afirmaba haberse convertido al islam. Los viernes acudía a las mezquitas más radicales y pulsaba el ambiente discutiendo con los fieles, según la prensa argelina. Cuando le preguntaban de dónde era daba el nombre de algún país subsahariano. Es "una persona increíble", declaró William Alexander, un antiguo profesor, al semanario Newsweek.

CIA  (Agencia Central de Inteligencia)

Sede: Washington (Estados Unidos)

Vía Link

Comparte esta noticia

Digg!