domingo, 19 de marzo de 2006

Otras nuevas rutas hacia el paraíso
Recientemente, la presidenta de Médicos del Mundo, Teresa González, informó a la Agencia Europa Press que, “la nueva ruta elegida por las mafias de inmigración para introducir a irregulares en Europa han rebajado la tarifa de 1.000 a 250 euros por persona, dado que el desplazamiento desde Mauritania a las costas de Canarias reduce los costes, en relación con la anterior ruta desde Marruecos.”

Desde las vallas de Melilla y Ceuta hasta la ciudad costera de Nouadibou (Mauritania), pasando por el Sahara occidental o la antigua colonia española, el flujo migratorio desde África continúa. Las noticias que nos llegan sin cesar, hablan de naufragios, muertos y dramas que se repiten. Centenares de jóvenes, hombres y mujeres, africanos y maghrebíes que intentan lo imposible para llegar a las costas europeas: “Europa o el paraíso que se encuentra del otro lado del Mar”. La atracción hacia el paraíso europeo imaginado, parece cada vez más fatal, sabiendo que sólo un cierto número entre los miles de africanos que intentan realizar “sueños imposibles” logran trasladarse al otro lado, al paraíso europeo, pero desgraciadamente se lamenta que muchos de ellos mueren en el mar antes de llegar a ese destino.

¿Cómo realizar la travesía y de donde? El fenómeno migratorio no es nuevo. Precisamente la travesía desde el Sahara o desde las orillas sureñas a las islas Canarias empezó hace varios años, pero se ha observado recientemente, el movimiento migratorio no ha cesado de aumentar. La prensa española habla de otras nuevas rutas de la inmigración clandestina, que durante los últimos meses, ha aumentado considerablemente en número de embarcaciones.

Las embarcaciones emprenden su arriesgada travesía desde Nouadibou (ciudad costera situada en el norte de Mauritania). Los pobres africanos, que sueñan de una vida mejor, antes de iniciar la aventura de la travesía no sólo lo piensan más de dos veces, pero qué otras alternativas tienen en frente de ellos en su entorno, en el mundo miserable de la pobreza que les rodea. Saben que la atracción fatal o la travesía no es una aventura como otra cualquiera, es una aventura peligrosa, extremamente arriesgada, una aventura de vida o de muerte.

La distancia desde la costa del Sahara Occidental, el antiguo Aiún, a Canarias es de 150 kilómetros, mientras que desde Mauritania es de 1.500, lo que aumenta el peligro de naufragio. Sin embargo, ni las distancias, ni los mares ni los múltiples obstáculos, pueden parar o detener el flujo migratorio hacia el Norte, hacia el ‘Eldorado’ o el paraíso europeo.

Numerosas son las ONG que hicieron llamamientos a los responsables europeos pidiéndoles intervención y ayuda a Mauritania. Las ONG creen que la UE debe ayudar económicamente a Mauritania, tal y como lo hizo con Marruecos, pero considera que mientras siga existiendo la brecha de desigualdad entre los países del sur y del norte (economías entre 10 y 40 veces más pobres en función del país) el flujo migratorio será imposible de detener.

Esta nueva ruta de inmigración (vía Mauritania--Canarias) se debe a que las embarcaciones que se utilizan ahora, los denominados “cayucos”, tienen una mayor capacidad para transportar personas. Además, se reducen los costes dado que antes los inmigrantes debían atravesar el desierto y hacer frente a distintos pagos en su tránsito por Marruecos. Médicos del Mundo --organización no gubernamental con importante presencia en Mauritania-- asegura que las recientes oleadas de inmigrantes procedentes de este país se deben a las medidas de control de inmigrantes irregulares puestas en marcha por el Gobierno de Marruecos.

La ONG--Médicos del Mundo, como hemos indicado anteriormente, con una importante actividad en Mauritania, cree que los controles establecidos por Marruecos habrían obligado a las mafias a descender desde la costa del Sahara hasta Mauritania, el punto de salida para introducir a personas desde las orillas africanas a Europa. Nosotros creemos que los controles y las operaciones de repatriación de los irregulares efectuadas en Marruecos, sin olvidar las medidas duras llevadas a cabo por la parte de las autoridades marroquíes, han contribuido a frenar y disminuir temporalmente el flujo de la inmigración desde los territorios marroquíes, forzando las mafias a buscar otras rutas y otras posibilidades de introducir a irregulares de África en Europa.

3 comentarios:

Gatopardo dijo...

El gran cementerio del océano Atlántico, donde más de un millar de personas han perecido intentando alcanzar nuestras costas sólo demuestra los abismos de insolidaridad de Europa con el continente africano que esquilmó y empobreció, dueño de sus materias primas y de sus recursos naturales.
Me da vergüenza pertenecer a esta raza.
Saludos cordiales.

ali dijo...

"Tombas en el mar" es el título de una novela de mi amigo M´Zefzaf que ha pasado al otro lado de este mundo, podría servir como título a esta entrada, "El gran cementerio del oceáno atlántico", añade usted...
Es lamentable que millones de europeos siguen siendo insinsibles hacia lo que vive el continente africano como problemas, injusticias, pobreza y miserias...lo siento,no puedo decirlo todo, pero ¿qué pena y qué dolor? casi no puedo añadir, ni una sola palabra, es terrible lo que pienso de la indeferencia de los europeos.
Gracias por comentar tan fuerte. Saludos cordiales igualmente desde aquí,desde este continente pobre, miserable y olvidado.

Danilo dijo...

La dinámica de las migraciones no es nada nuevo: Desde 1880 y hasta 1970, fueron 7.000.000 los españoles los que emigraron hacia América (el continente, no el pais que usa el nombre), y acá no hubo problema por ello. Europa debe aprender a vivir con este fenómeno demográfico que ahora es a la inversa.
Saludos