lunes, 20 de marzo de 2006

EN SEVILLA
2º Congreso Mundial de Imanes
y Rabinos por la Paz
'Volver a la Unidad'

En España, donde convivieron diferentes culturas y religiones durante siglos y precisamente en el Andalus tierra de historia y civilización múltiple, cristiano-musulmana y hebraíca, se ha iniciado el 2º Congreso Mundial bajo el lema no oficial "Respeto y Comprensión" porque de este tema esencial se trata, como creemos todos nosotros. "respeto y comprensión" entre otros temas de actualidad y de común interés, los representantes y líderes de los tres credos monoteístas intentarán debatir y reflexionar para llegar a constrtruir juntos un futuro de un posible mundo mejor.

Unas 300 personas asisten en Sevilla a este encuentro, que buscará hasta el miércoles medidas educativas «concretas» para luchar por la paz Chaves aboga por un diálogo entre creencias que huya de «antagonismos»

El encuentro, que fue inaugurado ayer, tiene como presidentes de honor de los Reyes de España y de Marruecos, y está organizado por la Fundación de las Tres Culturas del Mediterráneo y la Fundación Hommes de Parole. La capital hispalense recoge el testigo de Bélgica, que albergó la primera edición en enero del año pasado con la participación de algo más de un centenar de imanes y rabinos de 23 países, además de 70 expertos y representantes de otras religiones.

El director de la Fundación Tres Culturas, Enrique Ojeda, y el Fundador de Hommes de Parole, Alain Michel, informaron de que esta cita tiene como objetivo «ir más allá» de una declaración de intenciones, para buscar acuerdos entre los representantes en materia de educación y convivencia.

El gobernante autonómico fue el encargado de inaugurar este congreso, y durante su intervención pidió a los líderes religiosos, «en concreto de los tres grandes credos monoteístas, una mirada atenta y comprensiva» sobre los grandes problemas actuales de la sociedad, entre los que citó la necesidad de «un reparto más equitativo de las riquezas y de los recursos, la conservación y promoción del medio ambiente o los derechos de las mujeres y los niños».

En su discurso, Chaves lamentó que las religiones se vean separadas por un «muro de incomprensión muchas veces cargados de fanatismo o de ignorancia», y apoyó un diálogo entre creencias que parta del «respeto a quienes son diferentes, evitando que se conviertan en antagónicos». Asimismo, confió en que este congreso profundice en condenar toda forma de violencia destructiva perpetrada en el nombre de Dios o invocando motivaciones religiosas; establezca un diálogo de largo alcance y una asociación duradera entre el judaísmo y el Islam y permita a los líderes religiosos contribuir a promover soluciones pacíficas en conflictos.