miércoles, 1 de marzo de 2006

Irak: violencia cotidiana y más
explosiones de coches bomba
La violencia cotidiana en Irak es interminable, y no parece que las matanzas van a parar, lo que explica que esta guerra callejera en las ciudades de Irak ya no tiene horizontes claros o alternativas políticas que pueden llevar al país hacia una posible estabilidad. Los ataques de las fuerzas de ocupación generan la violencia de la resistencia, lo que tranforma Irak en un campo de batallas interminables. Sobretodo las atrocidades que suceden diariamente, como las que ocurrieron recientemente en el país árabe, durante los últimos días, de este mes de febrero.

Una oleada de violencia interminable o guerra cotidiana que siembra el caos total en todo Irak. Una guerra de la que nos llegan pocas verdaderas noticias. Más la persistencia de estas noticias que cada día hablan de decenas de muertos. Ahora bien, todos estos enfrentamientos de guerra y violencia cotidiana, no está impidiendo que, prácticamente, acabemos olvidándonos de lo que allí sucede. Tampoco hay esperanzas en que algo puede ir cambiando en un futuro próximo. Según las indicaciones sobre el terreno, el horizonte parece más oscuro y confuso teniendo tendencias a agravar más y más la situación con el aspecto posible de una guerra civil entre suníes y chiíes , si se estalla va a transformar Irak en un verdadero infierno que nadie puede imaginar cómo va a ser.

-Estamos ante la seria amenaza de desmembramiento del país.
– Irak viviendo estos terribles episodios reclama una mirada permanente y una seria reflexión de la parte de la Comunidad Internacional,
-Una oleada de coches bomba por las calles de Bagdad se suman a cifras desiguales de víctimas que las fuentes oficiales sitúan en casi 400 muertos desde la destrucción, hace una semana, de la mezquita Dorada de Samarra.
- Medios periodísticos estadounidenses elevan a 1.300 fallecidos en los interminables combates entre suníes y chiíes.
- La amenaza de guerra civil no es hoy una eventualidad teórica, sino una realidad palpable que aparece además envuelta en un conflicto religioso.

- A punto de cumplirse tres años de la invasión de Irak, la popularidad del presidente Bush está más baja que nunca, más de 2.200 soldados norteamericanos han fallecido, 16.600 han resultado heridos y del amplio contingente que allí permanece, el 72% opina que deberían abandonar el país antes de un año.