sábado, 4 de diciembre de 2010

Julian Assange en Time Magazine: Una gran portada

Posiblemente otros Magazines y revistas occidentales importantes como Time no encontrarán mejor Person of the Year que pueda representar mejor el año 2010 que este hombre Julian Assange, por su admirable labor u/y obra que algunos consideran como “un festín de material informativo y mediático”, una fuente de documentos considerados secretos y cables diplomáticos de EEUU en mayor parte que ponen luz sobre un sinfin de asuntos internacionales que solo tenían lugar en el mundo de los secretos guardados detrás de las puertas cerradas. Hay que admirar el coraje y la audaz de este hombre más su sacrificio impar de plantar cara al Imperio americano. Solo la idea de afrontar con valentía a lo que representa EEUU como poder es suficiente. El paso es gigantesco. Estamos asistiendo a grandes cambios: la transparencia, la libertad de información son valores esenciales en beneficio de todos y cualquiera que se opone a divulgar y difundir estos valores sería una llamada a la práctica de embudo-contra los derechos humanos básicos-hoy nadie puede parar el avance de la humanidad. (A.D.-)

Una portada valiente, porque viene de una revista norteamericana, y en Estados Unidos han llegado a tal nivel de absurdo que hay imbéciles planteándose atrocidades tales como el crimen de Estado y violando abiertamente las más consagradas enmiendas de su Constitución.

La presión del gobierno de ese país sobre Wikileaks ha obtenido ya muchos frutos: no pueden recurrir a expandir su alcance y escalabilidad mediante la nube de Amazon, a las donaciones y la financiación a través de PayPal, a determinadas herramientas de visualización, y están a punto de quedarse sin hosting en Francia. Esperemos que llegando al final del año, TIME Magazine vuelva a tener los arrestos como para poner de nuevo a Julian Assange en la portada, esta vez como Person of the Year.

En Internet, prácticamente todo servicio puede ser sustituido por otro. A estas alturas, ofrecer dichos servicios a Wikileaks desde empresas que puedan mantenerse al margen de la presión del gobierno estadounidense es, además de una obvia posibilidad para ganar notoriedad y simpatías, una oportunidad para demostrar un compromiso con algo de lo que se habla mucho, pero que pocas veces tenemos la oportunidad de escribir con letras mayúsculas y en negrita: RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.

Que Wikileaks exista es bueno para todos, bueno para la sociedad, bueno para el mundo. Solo ofende a quienes abusan del poder que la sociedad les ha conferido, a quienes conscientemente se exceden en el ejercicio de un poder y unas prebendas hasta llegar a límites ofensivos, inhumanos, inconscientes. A quienes exigen moverse por el mundo con reglas completamente diferentes a las que tenemos todos los demás. No lo olvides: bajo la legislación española y bajo la de la mayoría de los países del mundo, Wikileaks no ha cometido ningún tipo de delito, y sí está ejerciendo un papel fundamental y proporcionando una transparencia de la que todos nos beneficiamos.

Si estás en una empresa que ofrezca servicios de los que Wikileaks pueda beneficiarse en estos momentos, haz una declaración pública anunciando que se los ofreces, y abre además un canal en Twitter o en tu blog corporativo en el que puedas denunciar, de manera inmediata y transparente, todas las presiones que recibas al respecto.

ACTUALIZACIÓN: muy buena la reacción de Reporteros sin Fronteras.

Fuente: Blog de Enrique Dans