martes, 1 de abril de 2008

¿Quién le teme a Rachid Nini?

¿Quién le teme al periodista marroquí Rachid Nini?

Recientemente se ha notado que desde Marruecos hasta Egipto la confrontación entre la prensa independiente y los órganos del estado, empieza a endurecerse como empieza a amenazar la libertad de prensa en los dos países árabes que tenían hasta hace pocotiempo un aspecto diferente en el dominio de la democratización y lo que concierne la libertad de expresión.

El 27 de Marzo al enterarse de la noticia de la desproporcionada multa impuesta al periodista marroquí, Rachid Nini, Reporteros sin Fronteras.En reacción a este nuevo y grave episodio de acoso injusto que vuelve a caer sobre la prensa marroquí (RSF), ha comunicado en su declaración:"Estamos escandalizados por la desorbitante suma de la multa impuesta a Rachid Nini. No es la primera vez que la justicia marroquí se porta así. Algunas sentencias recientes han colocado en una situación realmente mala a algunos grandes medios de comunicación marroquíes, amenazando con provocar su desaparición. Es necesario que los magistrados dicten sentencias proporcionadas a los perjuicios causados y no pongan en peligro la libertad de prensa”.

La maldición de la ceremonia o Boda Gay (sin precedentes en Marruecos) ya había causado escándalo y, en una sociedad encerrada, especialmente en las pequeñas ciudades, el pequeño suceso no pasó inapercibido, llegó a todos los medios de comunicación y causó víctimas. Un tribunal de apelación de Rabat condenó en enero 2008 a siete personas, que habían participado en la fiesta, a penas de entre 4 y 10 meses de prisión incondicional.

Rachid Nini, es fundador y director del diario más leído del país (100.000 ejemplares a 150,000), columnista de la crónica “Chouf Tchouf” o Miradas, que diariamente escribe. Miradas, o comentarios cargados de ironía y humor político, que tantos lectores sólo compran el periódico para disfrutar de su lectura. El contenido del periódico -en general- de tendencia “informativa independiente” redactado por él mismo con un grupo de jóvenes periodistas, desde el comienzo de la publicación del diario ha marcado la diferencia por su estilo. Y si hoy atrae a más y más lectores es gracias al esfuerzo consistente y dinámico del equipo de periodistas encabezado por este hombre, Rachid Nini. Contenido variable y bastante audaz, dado la creciente margen de libertad de prensa- que permite la libertad de expresión- que Marruecos pretende o pretendía fortalizar- el periódico de Rachid Nini, informa y opina sobre todos los temas de actualidad del país. Los que lo critican dicen: "que va lejos porque habla como si fuera un diario de un partido político u un órgano de oposición".

Desde el inicio y la publicación de sus primeros números, Al massae ha causado un cierto impacto en el ámbito periodístico nacional, quizás debido a su línea crítica y muy constante en sus ediciones. Al éxito y la multiplicación de ventas que alcanzaron cifras record en la historia de las ventas de periódicos que conoce la prensa marroquí, recordamos algo más- porque sin la evolución relativa de los derechos humanos y la libertad de prensa, pese a todos los obstáculos-el éxito de la nueva prensa independiente en Marruecos está vinculado también a otros procesos de democratización, entre ellos, -creo yo- el cambio notable que ha marcado el proceso de la dura y difícil transición política que vive hoy el país magrebí.

A Rachid Nini, le sentenciaron por difamación: cuatro denuncias presentadas por separado, a principios de febrero de 2008, por cuatro jueces, quienes le acusaban de publicar informaciones que les ofendían. El origen de este caso se remonta al 18 de noviembre de 2007 y se refiere a un artículo publicado en Al-Massae en el que, sin nombrarles, se acusaba a cuatro jueces de haber participado en una supuesta fiesta homosexual en la ciudad de Al Kasar-Kébir, el 16 de enero de 2008.

En su declaración a (RSF) y al canal árabe de TV Al Jazeera,Rachid Nini ha manifestado sentirse indignado por la sentencia, que considera “inexplicable e inaceptable”. El periodista marroquí más crítico con el Gobierno, ha llamado este tipo de acoso como “una especie de terrorismo judicial” añadiendo que existe “una voluntad de destruir (su) periódico y perjudicar la libertad de expresión en el país”.


Comparte esta noticia

Digg!