martes, 22 de abril de 2008

Señor Carter, cree que la paz todavía es posible ahí

Jimmy Carter, el último americano que todavía cree que la paz es o será posible en Palestina

En su gira por Oriente Medio, El sabio y ex presidente americano J.Carter se reunió con los líderes de Hamas en exilio. Desde Cairo pasando por Israel, Carter llegó a Siria como mediador no oficial de paz entre Israel y los Palestinos- en su diálogo con Khaled Meshal quizá señor Carter quiso ir hasta los límites, quiso ser más realista que la Administración actual de su país, como no quiso hacer caso a los que descartan cualquier diálogo con el grupo de resistencia nacional palestina, por cierta consideración injusta "llamándoles extremistas o grupo terrorista" según normas o valores occidentales dominantes.El ex mandatario americano, - siendo una personalidad bien respetada de todos-, propuso sus condiciones para lograr un acuerdo de paz entre Israel y los representantes de Hamas exiliados en Damasco.

Para avanzar en la negociación de paz, el grupo de resistencia islamista no tiene más remedio que aceptar lo que vino el señor Carter a ofrecerles como posibilidad de alcanzar la paz. Es decir renunciar a la lucha armada y como lo reconoce o lo reconoció ya el moderado Fatah y el resto de los países de la Liga Árabe, Hamas por su parte debe aceptar la creación de un estado palestino en las fronteras de 1967, Gaza y Cisjordania. En ese caso, según requiere la mediación de Carter, la organización islámica toleraría la existencia de Israel a su manera: quizá sin reconocer al estado judío y renunciar a la destrucción de Israel, como asimismo olvidar de hablar de la creación de un estado propio en la Palestina histórica.

En Damasco, Hamas ha vuelto a repetir a Carter:"Aceptamos un estado palestino en las fronteras previas a 1967, con su capital en Jerusalén, con total soberanía, con el derecho de retorno para los refugiados, sin asentamientos y sin reconocer a Israel".

Hamás acataría el resultado de un acuerdo de paz negociado por el presidente palestino, Mahmud Abás, en caso de ser aprobado en referéndum. "Respetaríamos el interés nacional aunque fuera contrario a nuestras convicciones", dijo Meshal, que se acababa de reunir con el ex presidente estadounidense Jimmy Carter. Antes de la negociación, la organización islámica considera que se debe alcanzar un entendimiento con sus rivales de Fatah. Las relaciones entre ambos se rompieron en junio del año pasado cuando Hamás se hizo militarmente con la Franja de Gaza y acabando con el Gobierno de unidad nacional.

"No hay duda de que el mundo árabe y Hamás aceptarán el derecho de Israel a vivir en paz en las fronteras de 1967", dijo ayer Carter desde la capital siria. Según el ex presidente de EEUU, la organización islamista está "preparada para vivir pacíficamente con su vecino".

La gira de Carter por Oriente Próximo ha provocado las críticas de EEUU e Israel por reunirse con Hamás. "El problema no es que me reúna con Hamás en Siria. El problema es que EEUU e Israel rechazan hablar con esta gente, que debe participar para encontrar una solución", dijo el ex presidente.

Carter viajó con la intención de mediar lograr un acuerdo para un intercambio de presos palestinos a cambio del soldado israelí Gilad Shalit, capturado por Hamás en junio de 2006.En un gesto de buena voluntad, Meshal dijo que Shalit se encuentra en buen estado de salud y que pronto enviará una carta a su familia.

En Damasco señor Carter también se entrevistó con el presidente sirio Bachar Al Assad, quien según él está muy predispuesto a lograr un acuerdo de paz con Israel. "El presidente sirio considera que el 85% de los problemas entre ambos están resueltos y que todo se solucionaría en cuanto se retomaran las negociaciones", dijo un Carter de lo más optimista.