lunes, 5 de octubre de 2009

Detenidos por usar Twitter

La FBI les ha arrestado porque usaban los mensajes cortos de Twitter para alertar de los pasos de las fuerzas de seguridad, según informa The Guardian.

Las redes sociales se han consolidado como nuevas herramientas on line para la convocatoria y organización de meetings, agrupaciones, reuniones multitudinarias y también y -cómo no- manifestaciones y protestas populares como sucedió recientemente en las protestas pos-electorales de Irán, o en el caso del golpe de Estado contra Zelaya en Honduras sin mencionar la larga lista de otras citas y convocatorias en diferentes sectores.

Las fuerzas del orden público encargadas de la seguridad durante la cumbre de Pittsburg reconocieron públicamente que estaban siguiendo las redes sociales para controlar los movimientos de las protestas. Unos doscientos manifestantes antisistema fueron detenidos durante el encuentro.

Elliot Madison, de 41 años, residente en Nueva York y que se define como anarquista, fue detenido la semana pasada junto a Michael Wallschlaeger, 46 años, en un motel de la ciudad de Pittsburgh, donde se celebraba la cumbre del G-20. Se les incautó varios escaner de emisoras con los que le seguían los pasos a las fuerzas de seguridad durante las protestas antisistema que tuvieron lugar durante la cumbre.

Los dos arrestados por el FBI avisaban de los pasos de la Policía a través de los mensajes cortos (140 por entrada) de la red social Twitter. Según narra el periódico británico The Guardian (Madison y Wallschlaeger) fueron sorprendidos en la habitación del motel Carefree Inn sentados frente a sus portátiles con los escaner y varios micrófonos y auriculares. La policía asegura que usaban Twitter "para informar a los manifestantes y grupos de los movimientos y las acciones de las fuerzas del orden público".Además de los escaner y los ordenadores portátiles con los que daban los chivatazos, el FBI encontró en la habitación del establecimiento hotelero varios tubos metálicos, un par de gafas protectoras y 11 máscaras de gas. El anarquista Madison ha quedado en libertad tras desembolsar una fianza de 30.000 dólares (poco más de 20.000 euros).

Vía Link