sábado, 23 de mayo de 2009

Land Rover 2- con sistema Stop/Start

Land Rover Freelander 2- el 4x4 con sistema Stop/Start

Bueno, no sé si tengo que reconocer o no que, supongo,como muchos me encanta el aspecto estético de este coche, tiene un atractivo especial,¡waaw más la novedad! El resultado ideal UN TODOTERRENO LIMPIO para el campo y la ciudad. A su bello desño y aspecto exterior se ha sumado otro valor añadido el nuevo sistema Stop/Start que detiene el motor cuando el vehículo está parado, logrando una reducción del consumo del 12% y un 8% las emisiones de CO2. ¿Qué ventajas más tiene entre la variedad de todos los demás 4x4 -TodoTerreno , su precio quizás, ya está a la venta desde 29.350 euros con el motor TD4 de 160 CV. .-Actualidad Digital

Los todoterrenos, unos vehículos que nacieron para facilitar las tareas en el campo, se han convertido en los mejores aliados del ocio y han invadido las ciudades de todos los continentes, hasta el extremo de que muchos de ellos no llegan a pisar el campo en toda su vida. Es una realidad que nos llegó de Estados Unidos y que ahora estamos viviendo también en Europa.

Conscientes de este fenómeno, los fabricantes se esfuerzan en dar a los clientes lo que piden –muchos han optado por eliminar la tracción total para abaratar el precio el producto- y también trabajan para hacer productos cada vez más compatibles con el medio ambiente.

Este es el caso de Land Rover, la firma británica ahora en manos del grupo Tata Motors, que ha lanzado un ambicioso plan denominado e_Terrain Technologies, en el que va a invertir alrededor de 1.000 millones de euros –conjuntamente con Jaguar- a lo largo de cinco años para desarrollar nuevas tecnologías que permitan la reducción de emisiones contaminantes y avanzar en carburantes que no sean nocivos para el medio ambiente.

El primer paso de toda esta estrategia ha sido montar el sistema Stop/Start en el modelo más pequeño de la gama, el Freelander 2, pero ya se trabaja en un modelo híbrido que montará en nuevo modelo pequeño de Range Rover en 2011 aproximadamente, y todas estas tecnologías se extenderán pronto al resto de modelos. El objetivo es convertirse en la marca líder en emisiones en su segmento, y los técnicos están trabajando duro en esta apuesta de futuro.

De esta manera, con la utilización del sistema Stop/Start, el Freelander 2 se convierte en un vehículos pionero en su segmento, y todo ello sin mermar uno de los puntos fuertes de Land Rover durante más de 65 años de existencia: su capacidad todoterreno. Se trata de una medida relativamente sencilla y que permite una notable reducción de las emisiones de CO2 sin un gasto desorbitado, de manera que se ha incorporado sin un incremento de precio en los motores TD4 con cambio manual.

El sistema Stop/Start es un dispositivo que apaga el motor del vehículo cuando este se detiene –en un semáforo, atasco, etc-, siempre que la palanca del cambio se encuentre en punto muerto, de manera que ahorra combustible que se gasta innecesariamente, y vuelve a arrancar de forma instantánea al pisar el embrague. Cuando se circula con el sistema de tracción integral por campo y en fuertes descensos, el sistema se desactiva por motivos de seguridad y para proporcionar la máxima tracción en cada momento. Y en caso de que el conductor desee interrumpir su funcionamiento voluntariamente, basta con pulsar un botón que hay situado en la consola.

Para que esto sea posible hay algunas modificaciones que afectan al conjunto. Así, se ha optimizado el motor de arranque para que pueda soportar un mayor número de operaciones de arranque/parada, se ha montado una nueva corona para el volante motor, y en la batería se ha incorporado una malla de fibra de vidrio absorbente que proporciona unas características de carga y descarga optimizadas.

La seguridad es lo más importante, y se ha trabajado al máximo para que su funcionamiento no interfiera en el confort de los pasajeros ni en la conducción. Así, el sistema deja de funcionar si se detecta una carga baja de la batería o cualquier otro problema que pueda afectar a la seguridad del vehículo. Hasta que el motor no alcanza la temperatura adecuada no empieza a funcionar, y no está operativo si la diferencia de temperatura entre el habitáculo y el exterior es muy grande, lo que obliga a trabajar con intensidad al climatizador. Cuando el vehículo se detiene siguen funcionando todos los elementos, como el equipo de sonido o el climatizador –gracias a una bomba auxiliar de agua- y cuenta con un mecanismo adicional que evita el empañado de los cristales.

 Hemos tenido ocasión de hacer un recorrido urbano con el Freelander 2 TD4 equipado con el sistema Stop/Start y hemos comprobado que funciona sin problemas y que se consigue reducir el consumo notablemente, sobre todo cuando el tráfico es muy denso y hay paradas continuas. Se detiene de forma instantánea al llegar a un semáforo y arranca de nuevo en un instante al pisar el embrague, lo que no supone ningún contratiempo para el conductor, que no tiene que hacer nada y contamina menos.

El consumo medio homologado por el fabricante para este modelo es de 6,7 en ciclo combinado, 5,7 litros en carretera y 8,5 litros en urbano. Las emisiones de CO2 han pasado de 194 gramos en las versiones sin Stop/Start a 179 g/km, un 8% menos.

Lo mejor de todo es que no hay que realizar un gran esfuerzo para reducir el consumo de combustible, porque el sistema es realmente efectivo y muy rápido en su funcionamiento, sin interferir en la conducción en ningún momento. El recorrido de nuestra prueba consistió en 25 kilómetros por las calles de Madrid, en un día laborable y con un tráfico intenso en algunos puntos. El consumo medio que obtuvimos fue de 8,1 litros, por debajo de lo homologado y sin trucos extraños.

Otro elemento que ayuda a obtener estas cifras de consumo tan bajas es que se emplean neumáticos con una resistencia a la rodadura bastante baja, sin que afecte a las prestaciones y la capacidad dinámica del vehículo.

Todos los Freelander 2 con el motor TD4 de 160 CV y cambio manual de seis velocidades montan de serie este dispositivo sin incremento de precio, y además en el salpicadero cuentan con un indicador de la marcha más adecuada en cada momento, que puede ser otra gran ayuda para una conducción más eficiente. Más adelante estará también disponible con el cambio automático. Ya están a la venta con precios que van desde 29.350 a 41.850 euros, dependiendo del acabado.

Vía Link

Más información: www.landrover.es