jueves, 8 de mayo de 2008

Continúan los besos lésbicos de Madonna

La cantante besa a una mujer durante un concierto en París, como hizo con Britney Spears en 2003

Reina indiscutible del pop, Madonna se transformó anoche en rockera durante el concierto privado que ofreció en el Olympia de París para presentar su último disco, Hard candy. Entre otras artimañas, la ambición rubia, que tiró abundantemente de guitarra eléctrica, besó a una mujer desconocida para enloquecer al público. La imagen recordaba mucho a la que ella misma y Britney Spears protagonizaron en 2003, durante la gala de entrega de los premios MTV.

Las 1.500 personas que se apretujaban en la célebre sala de conciertos para ver de cerca a su ídolo alucinaron con la escena. Pero éste sólo fue un detalle del espectáculo. La chica material irrumpió en el escenario subida en un fantástico trono negro, vestida con un chaqué negro, pantalón de seda y botas altas con cordones. Una varita en la mano le daba un toque de hada siniestra.

"Es realmente un momento único para mí cantar en el mismo escenario que Edith Piaf, Mistinguett, Juliette Gréco o Marlene Dietrich", soltó al público la artista, antes de comenzar a provocar: "¿Quién os gusta más? ¿Los Rolling Stones o yo?", preguntó mientras esbozaba con la guitarra un estribillo célebre de los Rolling. "Ah, ya sabía yo que diríais eso", respondió a la gente, que aullaba "¡Tú!". Acto seguido, interpretó una versión heavy explosiva de su éxito Hung Up

Madonna eligió el Olympia para el segundo de tres conciertos privados organizados para el lanzamiento de su disco, después de Nueva York, el 30 de abril pasado; y antes de Londres, el próximo 11 de mayo.

A pesar de las críticas poco entusiastas de su undécimo disco, en el que ha contado con la colaboración de Justin Timberlake, el álbum ya es superventas en todo el mundo.